15/5/2014

Godzilla: La vuelta de un clásico

* * *     BUENA

Bastante dividida fue la respuesta hacia este nuevo reboot sobre uno de los monstruos más famosos del cine. "Godzilla" ha sido una película que al público en general le ha gustado bastante, con la desviación lógica que suele haber para este tipo de films, pero que en general fue bien recibida por la mayoría de los espectadores. De parte de los más cinéfilos, incluyendo críticos de cine y fans de la película original, la respuesta no fue tan auspiciosa. En mi opinión, ambos tienen un poco de razón, tanto los que están contentos con el resultado final como los que están un tanto desilusionados.
Por el lado de las cuestiones positivas, podemos resaltar una trama que se pone más seria que en los últimos trabajos que se hicieron y que se aleja del tono medio humorístico que tuvo, por ejemplo, el film del estruendoso Roland Emmerich en 1998. En esta sintonía podemos encontrar una buena labor de Bryan Cranston ("Breaking Bad") y Juliette Binoche ("El paciente inglés") como padres del protagonista, Aaron Taylor-Johnson ("Kick Ass"), que más allá de nos haber hecho un rol memorable, se la banca como personaje principal del film. Otra cuestión muy grosa es el avance de los efectos audiovisuales que realmente le imprimen a la producción un aura gigantesco. Los monstruos (sí, no está solo Godzilla en esta entrega) son más majestuosos, épicos y destilan mucha coolness. Hay un buen manejo del suspenso y de la anticipación de las grandes secuencias, algo que impacta bien en la percepción del espectador. Ahora, hay ciertas cuestiones negativas que dan la razón a sus detractores, como por ejemplo el hecho de que Godzilla no aparece prácticamente hasta la última media hora... Entiendo el recurso de que querer generar expectativas, pero hacerlo salir en la última parte de la peli es un poco trucho. Otra cuestión que no estuvo buena tuvo que ver con algunos diálogos, innecesarios y por momentos medio tontos. Militares que quieren atacar con armamento nuclear a monstruos que desde que empieza la película nos explican que se alimentan de la energía nuclear... Eso sencillamente fue poco pensado, además, ¿no se les puede ocurrir otra alternativa para destruir una amenaza que no sea el uso de bombas nucleares? Vamos muchachos, se supone que son la industria con más recursos creativos y personas especializadas en cine.
Otra cuestión que estuvo floja fue el tema que quisieron instaurar sobre el "balance natural", en el cual el mítico monstruo ¿se pone del lado de la humanidad para devolver el equilibrio natural del planeta? Es algo medio rebuscado y cuyos cabos sueltos no fueron atados del todo antes de lanzar el estreno.
En general, es un buen entretenimiento, con buenos actores, grandes secuencias de peleas colosales y acción infartante, pero se nota que hubo baches que no pudieron subsanar para que el producto fuera realmente de alto vuelo, de todas maneras es bastante mejor que su predecesora.




12/5/2014

Muppets 2, Los más buscados: Un musical a todo “trapo”

* * * *  MUY BUENA

Antes de comenzar, debo confesarles que, de chico (y no tan chico), detestaba a los Muppets: me producían un aburrimiento colosal y aún me hacen recordar a esas tardes de domingo en las cuales la televisión sólo proponía su programa como entretenimiento infantil. Y yo, motivado por la ausencia de otras ofertas, los tenía que ver. Con esta idea preconcebida, me predispuse a ver esta segunda entrega, predecesora de la cinta que los relanzó allá por 2011 de la mano de Disney.
A medida que fueron transcurriendo los primeros minutos de la cinta, mis prejuicios fueron diluyéndose y me permití disfrutar de una cinta fresca, divertida, resuelta y plagada de ingenuidad, melodía y ternura. Con una introducción que seguramente sería envidia de cualquier producción de Broadway (un musical en el cual los muñecos protagonistas se enteran de la secuela fílmica), ofrece la apertura ideal para el inicio de una aventurera gira de los Muppets por los mejores escenarios de Europa. Con destellos musicales y cómicos, Berlín, Madrid, Dublin y Londres serán los lugares en los que los muñecos harán de las suyas, hasta que se encontrarán envueltos en una conspiración que tiene como objetivo el robo de las joyas de la corona inglesa. El cerebro de esa operación es la rana Constantine, un peligroso delincuente que resulta ser muy parecida a la rana René.
Ricky Gervais, Ty Burrell y Tina Fey son los actores de carne y hueso que acompañan las idas y venidas de los Muppets: interpretan a un representante artístico que resulta ser un delincuente, un miembro de la policía francesa y una guardia cárcel rusa. Pulgares arriba para los tres, quienes brillan en los musicales que encabezan. En este sentido, el apartado musical es brillante: una multiplicidad de canciones de lo más pegadizas, bien incorporadas en la trama y de los más variados ritmos. Destaco la intervención de Celine Dion en un dispar dúo con la cerdita Peggy en una preciosa balada y una canción interpretada por la rana René que parece extraída de “Grease”.
Una multiplicidad de cameos serán la sorpresa para muchos. Estrellas de la talla de Tom Hiddleston, Christoph Waltz, Salma Hayek, Lady Gaga, Frank Langella, Chloë Moretz, Evan Peters, Danny Trejo y Usher (entre muchos más) son un deleite y, aunque se trata de intervenciones pequeñas y casi imperceptibles, es de lo más placentero descubrirlas.
En una época signada por la animación digital y el formato 3D como fuentes del entretenimiento dirigido para el público infantil, es de celebrar que un heterogéneo grupo de marionetas sean las protagonistas de esta cinta, desprovista de toda técnica animada y apelando a una manipulación “clásica” que respeta el formato que los hizo famosos y perdurables en el tiempo. Una historia atractiva en la que los Muppets se ríen de sí mismos y una banda sonora efectiva es la fórmula que asegura diversión y entretenimiento de lo más grato. Fue una linda sorpresa; fue una buena manera de recordar mi niñez, más allá de haberlos detestado. Creo que se han robado un pedacito de mi corazón.

Crítica realizada por Leonardo Arce.



10/5/2014

Casi un Gigoló: La profesión más antigua del mundo

* * * *  MUY BUENA

John Turturro es un versátil actor; creo que nadie lo dudaría. Aparte de eso, cae bien; muy bien. Cuenta con capacidad suficiente para ponerse bajo el mando de los hermanos Coen, como en “El Gran Lebowsky” (1998) y “¿Dónde estás, hermano?” (2000), e introducirse en los explosivos mundos creados por Michael Bay para las tres primeras entregas de “Transformer” (2007, 2009 y 2011). Esta vez, dirige, escribe y protagoniza, junto al gran Woody Allen, una comedia con buenas cuotas de sensualidad, música y picardía.
La trama nos presenta a Murray (Woody Allen), propietario de una librería en la que trabaja junto a Fioravante (John Turturro). A punto de cerrar el negocio y perder sus fuentes laborales, Murray viene con una propuesta para su amigo y ex-empleado: la Dra. Parker (Sharon Stone), su dermatóloga, le insinúa que junto a una amiga (Sofía Vergara) tienen irrefrenables deseos de experimentar un trío en la cama. Para cumplir esa fantasía sexual, le dice conocer al hombre indicado. De esta manera, Murray se transforma en un proxeneta y Fioravante en su gigoló, quien resultó sorpresivamente muy solicitado por las mujeres de lo más exigentes.
Turturro utiliza recursos que son un sello distintivo en la cinematografía de Allen. No sólo lo tiene como co-protagonista en su filme sino que, a su modo, parece realizarle un homenaje. Le construyó un personaje (Murray) que le queda como anillo al dedo y logra destacarse, emplea una banda sonora basada en el jazz para ofrecer imágenes de lo más características de la ciudad de Nueva York y propone situaciones que van alternándose entre el drama y la comedia. Esto último es importante de resaltar, ya que es un logro difícil de conseguir en su justa medida. Aunque no pretende ni aspira “copiar” el trabajo del director neoyorquino, se nota su influencia y la devoción que le profesa Turturro, al conformar con él una muy buena dupla protagónica.
Hay sub-tramas que rodean la historia y una comunidad judía ortodoxa es el marco en el que se despliega, lo que permite realizar ciertas reflexiones sobre las reglas inflexibles que las regulan y la libertad religiosa. También presencia de un heterogéneo elenco contribuye a recrear esa visión cosmopolita de la gran ciudad, en donde conviven judíos, negros, latinos, blancos, etc.
Simple, sencilla y divertida, la película propone ese espacio que el espectador necesita para pasar un buen momento. Gran trabajo de Turturro que, sin muchas pretensiones, ofrece un resultado satisfactorio. Sé que el público en general estaría de acuerdo con esta conclusión.

Crítica realizada por Leonardo Arce.


7/5/2014

Brick Mansions: Un “parkour” poco social.

* * *     BUENA

De la mano del afamado realizador francés Luc Besson ("Nikita", "El Quinto Elemento", entre otras) llega esta coproducción franco-canadiense basada en el filme francés “Distrito 13” (2004). Quizás el dato más distintivo de esta cinta es el hecho de que estamos ante la última película que Paul Walker, el reconocido actor de la saga de “Rápido y Furioso”, logró terminar antes de su inesperada y triste muerte. Con una trama centrada en un futuro no muy lejano, es un intento de reformular los preceptos del género de la acción. No lo logra, pero vale el intento.
Detroit, año 2018. Las grandes mansiones de las clases acomodadas del pasado constituyen un espacio de albergue de delincuentes y nacotraficantes. La “escoria social” se reproduce en ese lugar, amurallado y custodiado para salvaguardar la seguridad de la ciudad. En este contexto, Paul Walker se pone en la piel de Demian, un agente encubierto de la policía. La misión: hallar un dispositivo explosivo robado por Tremaine, el líder del lugar, quien amenaza con destruir la ciudad. Para ello, Lino (David Belle), una suerte de justiciero, lo ayudará en su misión.
Abstrayéndonos un poco de la trama, uno puede observar muy en el fondo ciertos elementos que se alejan un poco del estereotipo de las “clásicas” películas de acción. Hay una riqueza interesante en el aspecto social que se busca subrayar. Las ideas de exclusión y falta de oportunidad refuerzan la existencia de individuos que viven y sobreviven en medio de la delincuencia y el peligro, en donde las clases dirigentes se sumergen en la corrupción y las fuerzas de seguridad contribuyen a remarcar las desigualdades. Un “status quo” que debe defenderse, a como de lugar. En este sentido, estaríamos ante un giro argumental más que interesante, en el que si existen disparos y persecuciones por doquier es por un motivo valioso. Pero no es así. El espíritu pochoclero dicta qué es lo que se tiene que hacer y el filme lo oyó. Ese tufillo social que rodea la trama apenas podemos olfatearlo casi al final de la cinta para dar un lugar a la acción, con sus piruetas, disparos, saltos, persecuciones y peligros. Una pena lamentablemente porque ese aspecto ofrece muchas posibilidades de enriquecer una película de acción, demostrando una veta poco usual.
Aún así, lo destacado del filme es la presentación en la sociedad hollywoodense del “parkour”, una técnica de origen francés formulada por nuestro co-protagonista (David Belle) que utiliza los espacios y la destreza física de los actores para recrear coreografías de alto impacto y visualmente atractivas. La dupla Walker-Belle nos ofrecen muestras acabadas de esta técnica. Debo reconocer: esto es lo mejor del filme.
Como si fuera una de cal y una de arena, la película zafa y entretiene, pero pudo ser un producto mucho más ambicioso que una perfecta demostración de “parkour”. Aunque los fanáticos de Paul Walker verán, en esta película, una genial despedida de la pantalla grande, a la espera del trabajo que no pudo concluir, la última de “Rapido y Furioso”.

Crítica realizada por Leonardo Arce.


5/5/2014

Mujeres al ataque: Despechadas con poca gracia

* *      REGULAR

"The Other Woman" es una comedia de tintes románticos que resulta bastante básica e improvisada. Es como si hubieran armado 2 o 3 situaciones que les parecieron divertidas y hubieran tenido que construir toda una trama para poder justificar esas situaciones.
La película gira en torno a 3 mujeres que tienen una relación amorosa con el mismo hombre, interpretado por Nikolaj Coster-Waldau ("Game of Thrones"). Por supuesto ninguna de ellas lo sabe, pero por descuidos del gigolo finalmente se terminan enterando de sus infidelidades e incluso se reúnen y se conocen entre ellas. Acá viene la supuesta esencia de la película, que es cuando la actual esposa del tipo, Kate (Leslie Mann), se conoce con la amante de su marido, Carly (Cameron Díaz), y se hacen amigas. A partir de la empatía que se crea entre ambas, deciden vengarse de él y hacérsela pasar tan mal como a ellas. Sacando de lado la inverosimilitud de que actual esposa y amante del marido se hagan amigas, de todas maneras la comedia resulta tonta y por momentos demasiado forzada. Cameron Díaz hace un rol que transita entre la come hombres y la boludona que nunca consigue un tipo que valga la pena, algo que resulta un tanto contradictorio. Por otro lado Leslie Mann es el factor más cómico del producto, pero por momentos resulta un tanto hartante y exagerada en sus reacciones. Entiendo que la exageración es a propósito y supuestamente se busca que sea un factor que sume, pero la verdad es que la mayor parte del tiempo resta. Ya pasando la mitad del film, se suma una nueva despechada, la voluptuosa amante número 2, Amber, interpretada por Kate Upton. Ni hablar de los pocos dotes interpretativos de la rubia... Además la ponen como la pendeja que le da 10 vueltas en belleza a las otras dos y es en realidad la más desabrida de las 3.
El director Nick Cassavetes ("Diario de una Pasión", "La decisión más difícil") no logra una buena comedia, sino que por momentos logra meter algún que otro gag divertido, pero la trama en general es bastante descerebrada. A las mujeres con dos dedos de frente les va a parecer que el film es medio bobo y a los hombres en general no les va a interesar casi nada de la trama, quizás sólo poder ver a 3 bellezas juntas.
No recomendable.


1/5/2014

3 días para matar: ¿La "Taken" del humor?

* *      REGULAR

"3 días para matar" es una película bastante extraña porque es desordenada, un tanto incoherente y no se decide sobre cuales géneros transitar, pero lo más extraño es que a la vez puede ser entretenida por momentos, demostrar buenas secuencias de acción y buenas actuaciones. Es bastante desconcertante, por lo que diría que basándome en mis sensaciones finales le pondría como nota un 5.
En primer lugar hay una similitud inmanejable con la franquicia de "Taken", producto que fuera escrito por Luc Besson, quien también escribió el guión de esta película. Padre que cuida celosamente a la hija y es un áspero de aquellos, ciudad europea como contexto de la trama, ex mujer que lo detesta pero a la vez lo quiere, villanos por montones, entre ellos, gente de la alta sociedad europea... etc.
Ethan Renner (Kevin Costner) es un agente de la CIA que es desechado del cuerpo secreto por su estado terminal debido a una enfermedad. Debido a esta circunstancia se pone melancólico y decide tratar de arreglar las cosas con su ex esposa (Connie Nielsen) y recuperar el afecto de su hija ya adolescente (Hailee Steinfeld). Cuando todo se va dirigiendo hacia la senda del drama familiar, empiezan a haber chistes que suman humor un tanto básico a la trama y luego aparece una femme fatale (Amber Heard), que también trabaja para la CIA, que lo vuelve a contratar para matar villanos con la promesa de proveerle una posible cura para su enfermedad terminal y dinero, por supuesto, mucho dinero. Acá empieza el desorden más grande. Secuencias de gran acción se mezclan con gags que quieren ser divertidos pero no lo logran, luego entra en escena la complicada interacción familiar cuyos problemas por momentos son tomados con seriedad y al instante inmediato con el humor más banal. Ya llegando al nudo de la trama, se entremezclan las buenas actuaciones de por ejemplo el protagonista, Kevin Costner, con la labor más floja de los villanos, interpretados por Richard Sammel (El Lobo) y Tómas Lemarquis (El Albino). Super irregular.
En general creo que a la mayor parte de los espectadores no le va a convencer la película, pero quizás aquellos más fanáticos de la acción puedan conformarse con las buenas secuencias obtenidas por el director McG ("Terminator Salvation", "Charlie's Angels"). El director y los escritores no logran armar un entretenimiento coherente sino que van corriendo y tropezando a lo largo de todo el metraje. Justo cuando parece que la carrera va a agarrar ritmo, siempre se cruza una piedrita que entorpece la dinámica.



26/4/2014

Blancanieves: Un cuento distinto

* * * *  MUY BUENA

Gran trabajo experimental del director vasco Pablo Berger que se animó a mezclar un cuento de hadas clásico con una historia dramática bien española y encima lo filmó en blanco y negro y ¡mudo!.
La multipremiada "Blancanieves" es una combinación fuerte de cuento clásico y cine clásico, filmada con una vocación envidiable y con actuaciones realmente buenas, sobre todo de las actrices Maribel Verdú como Encarna y Macarena García como Blancanieves.
Para comenzar, la adaptación libre de esta historia de los hermanos Grimm es arriesgada, original y elegante, cuestiones que le suman varios puntos y hacen que la propuesta sea distinta y llame la atención. No nos vamos a encontrar con algo infantil y tampoco con algo mainstream, por el contrario, el director se esfuerza por alejarse totalmente de esta dinámica. Por otro lado, la cinematografía aplicada es sencillamente espectacular, haciendo un uso fantástico del blanco y negro, con despliegues grosos de vestuario y una fotografía envidiable. Las majestuosas casas coloniales, los distintos atuendos de la malvada Encarna, la aventura que llega de la mano del circo, todos estos elementos aportan mucho para que el relato sea una obra artística que vale la pena ver en la gran pantalla.
El guión es muy bueno, adaptando de manera magnífica una historia infantil a un drama oscuro con algunos tintes novelescos y un poco de comedia negra. Incluso el director se da el gusto de burlarse de algunos clichés de los cuentos de hadas. 
A los espectadores que suelen no gustar de las películas más experimentales seguramente les cueste agarrarle el gustito, pero si hacen el esfuerzo y le prestan su atención al 100% seguramente puedan pasarla más que bien. 
Un trabajo muy recomendable, sobre todos para aquellos que buscan algo distinto en el séptimo arte.


24/4/2014

El sorprendente Hombre Araña 2: Bastante menos sorprendente...

* *      REGULAR

Debo decir que este nuevo proyecto de reboot del héroe arácnido me viene decepcionando BASTANTE. La primera película de la nueva franquicia no era una maravilla ni cambiaba demasiado con respecto a lo que pudimos ver en la saga de Sam Raimi, pero tenía al menos más frescura y proponía un buen porvenir, en cambio esta segunda parte se estanca totalmente y transmite la sensación de que hacia adelante no habrá mucha más evolución que seguir metiendo y metiendo una gran cantidad de villanos bobos y más explosiones. 
Ver algunas películas de superhéroes de gran calidad como "The Dark Knight", "Watchmen" o "The Avengers" te hacen dar cuenta de lo flojas que pueden ser otras de este sub género, más allá de la mirada bonachona y nostálgica que le solemos dar por nuestro ñoño interior que quería que el resultado fuera genial.
La primera impresión que me dio la película cuando comencé a verla ya fue floja, pero a medida que iba avanzando el metraje e iban apareciendo las contrapartes que debían enfrentarse al Hombre Araña me fui desilusionando cada vez más. En su afán de gestar el comienzo de los "6 Siniestros", el director Marc Webb se olvidó de la trama central de este film y se enredó demasiado tratando de unir todas las historias e ir presentando los nuevos villanos (a la velocidad de la luz y muy torpemente). El personaje de Harry Osborn-Green Goblin (Dane DeHaan) aparece de la nada como un viejo amigo de Peter Parker y se propone una interacción de amistad entre ambos que no llegamos a comprar en ningún momento del film. Nunca me llega a convencer de que son grandes amigos y que enfrentarse en batalla les generará un conflicto emocional, lo cual luego nos quieren hacer creer como parte del nudo de la trama. Luego tenemos a Electro (Jamie Foxx)... el que sería el villano principal del film. Su personaje es por momentos demasiado exagerado e infantil, caricaturizando de cierta manera al original, aunque a mi gusto es el que mejor sale parado. Por último está Rhino (Paul Giamatti) que casi no aparece y cuyo rol es demasiado pobre y clicheroso. El acento de inglés-ruso que le hicieron imitar a Giamatti es sencillamente estúpido y da vergüenza ajena.
Hay algunos momentos de tensión buenos pero son muy pocos. A su vez, los acontecimientos sucedidos dan a entender que la tercera parte será bastante más oscura que esta, pero como dije anteriormente, esto no garantiza que sea mejor a lo ya visto. Creo que lo mismo que le sucedió a Raimi con la tercera parte de su saga, que se volvió demasiado infantil, le está sucediendo a Webb y debería tratar de no cometer el mismo error. 
"El sorprendente Hombre Araña 2" no es un pésimo entretenimiento, pero no es la superación que esperábamos de este reboot. Sólo para los super fanáticos de las aventuras del arácnido.



17/4/2014

Osos: La belleza de la bestias

* * *     BUENA

"Osos" es un nuevo documental/film de la división Disneynature de la factoría Disney. Anteriormente nos ofrecieron otros productos similares a este como "Chimpancés", "Felinos de África" y "Océanos". Como dije anteriormente en las críticas de estos trabajos, lo que pone Disneynature en pantalla es sencillamente fabuloso a nivel visual, con tomas realmente increíbles de la vida salvaje, situaciones que no son fáciles de captar y algunas escenas que son dignas de guardar en la mente por mucho tiempo, pero el gran problema de estos trabajos viene por el lado de querer humanizar la vida salvaje, hacer de cuenta que una osa adulta que pare a dos oseznos en su hábitat natural es una madre de los suburbios con sentimientos y preocupaciones de crianza... Entiendo la razón marketinera de fondo, es lo que vende, pero sería poco fiel a mi persona si no remarcara lo absurdo que me resulta la dinámica. A esto hay que sumarle la edición que se hace de ciertas situaciones salvajes, que de ser expuestas tal y como se producen, irían en contra del aura "felices forever" de la marca. De nuevo, entiendo que está pensado para los niños en su mayoría y para los amantes de la belleza de los animales que toleran esto, pero hay algo que sencillamente no está bien de humanizar a una bestia de 400 kg que de tenerte en frente en la desolada Alaska no razonaría como un par.
Sacando este tema, que se podría decir no es demasiado grave, los 77 minutos que dura "Osos" se hacen amenos, nos muestra en full hd y con algunas tomas fantásticas como viven estos animales, las amenazas que deben superar día a día, su forma de alimentación y sus comportamientos más instintivos.
Si sos de los que pueden evitar irritarse por la humanización de animales salvajes seguramente puedas disfrutar de la propuesta, pero si te parece muy absurdo que un narrador te diga lo que supuestamente está sintiendo el oso en su corazón puede que te resulte un tanto moco. Voto por hacer un poco de oídos sordos a la infantilería y enfocarse en lo hermoso de la vida salvaje, después de todo, prefiero ver en pantalla un oso con sentimientos que vampiros teen histeriqueando por los siglos de los siglos.


16/4/2014

El Crítico: La comedia romántica que se ríe de la comedia romántica

* * *    BUENA

"El Crítico" es un film de coproducción argentina-española que explora la ironía de trabajar criticando cine y a la vez verse inmerso en la vida real dentro de un género que el crítico suele detestar casi por naturaleza, la comedia romántica.
Lo irónico del guión está bien planteado, es algo un tanto pretencioso, pero la premisa es interesante. El problema surge cuando los guionistas no se deciden por tratar la cuestión central con total ironía o tirarse para el lado comercial y ofrecer otra comedia romántica más pero con un poco más de cabeza. A mi forma de verlo, termina siendo esto último, un producto que con algunos toques más de acidez y cerebro que la media nos termina ofreciendo la típica comedia romántica de contrapartes opuestas que por milagros de la vida se terminan uniendo y viviendo una aventura de amor azucarada. Sí, ya se que me van a decir que el final no es el típico de este género, pero no es más que el resultado lógico y predecible de hacia donde debía confluir la peripecia. Con esto no diga que sea una mala película, en absoluto, pero sí creo que le faltó jugarse un poco más.
Viéndola como exponente de la comedia romántica argentina, es un buen entretenimiento, inteligente y original, aunque su dinámica, un tanto sosa, no la deja llegar a lo más alto del podio cinéfilo. Hay algunos gags que funcionan y otros no tanto, al igual que los personajes secundarios, como por ejemplo el amigo crítico de nuestro protagonista que está muy bien en su rol y por otro lado el joven cineasta en busca de venganza que no llega a cubrir las expectativas de villano. Los protagonistas, Dolores Fonzi como Sofía y Rafael Spregelburd como el crítico gruñón Víctor Tellez, hacen un buen trabajo interpretativo, carismático y convincente, aunque nunca llegan a ser tan divertidos como uno esperaría.
En conclusión diría que es un entretenimiento bueno, con algunos lugares menos comunes que la media de comedias románticas pero que no llega a decidirse si quiere ser un producto comercial o algo menos mainstream.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...