12 de feb. de 2015

Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia): Convertirse en personaje

* * * *   MUY BUENA

"Birdman" es una de esas sorpresas que llegó con poca promoción a las salas de nuestro país. Venía con muy buenos ingredientes y referencias, pero como toda película de corte independiente y de autor, no recibió mucha atención por parte de las grandes distribuidoras y salas de cine.
Desde el inicio se perfiló como film potente para competir por premios cinematográficos, entre ellos el Golden Globe y el Oscar 2015. 
Dirigida por el prestigioso director mexicano Alejandro Gonzalez Iñárritu ("Babel", "Amores Perros") y protagonizada por Michael Keaton ("Batman", "Beetlejuice"), Emma Stone ("Historias Cruzadas"), Edward Norton ("El Ilusionista") y elenco; la historia nos muestra la vida de Riggan, un ex super héroe de acción de la gran pantalla hollywoodense, que luego de dejar su emblemático personaje, lucha por ser tomado en serio en el cruel ambiente artístico, para lo cual monta una importante obra de teatro en Nueva York con la que pretende consagrarse, cosa que no le va a ser para nada fácil.
Puntos fuertes de esta propuesta: En primer lugar quiero resaltar la trama. Tomar una historia simple como el ascenso y el descenso de un artista en Hollywood no parece ser la gran cosa, pero el enfoque que le dieron los guionistas argentinos Armando Bo y Nicolás Giacobone, junto a Alexander Dinelaris y el mismo Gonzalez Iñárritu, es soberbio y logran dotarla de tensión, comedia y dramatismo al mismo tiempo. La historia de Riggan es tragicómica, es dura, genera rechazo y adhesiones, todas cuestiones que el equipo de escritores y el director supieron transmitir muy bien en los momentos importantes del film.
Otro punto fuerte es la cinematografía. Todo sucede en un falso plano secuencia que está muy bien editado, tanto que pareciera que realmente se filmó en una sola toma. La estética está muy bien cuidada, con mucha dirección de arte, algo que encantó a la crítica y los espectadores ligados al mundo del diseño y el arte. Por momentos creo que se exageró un poco con estos factores cinematográficos y artísticos, como si hubieran sido pensados exclusivamente para cosechar premios y engatusar al público más artístico. No está mal, pero por momentos se notan un tanto forzados.
Lo último que quiero resaltar como pilar positivo está ligado a las interpretaciones de los protagonistas. Michael Keaton regresa con fuerza y un despliegue de talento increíble. Firme candidato al Oscar. Me pone contento su vuelta a la cima del cine. Por su lado Edward Norton, Emma Stone, Naomi Watts, Andrea Riseborough y Zach Galifianakis hacen un muy bueno trabajo de acompañamiento, sobre todo Stone que se la puede disfrutar en un rol distinto de lo que nos tiene acostumbrados y Norton que aplica esa excentricidad a lo "Wes Anderson" que tanto le gusta.
Ahora lo no tan bueno: Creo que si bien hay un muy buen manejo de una historia común que fue transformada en un relato para recordar, se nota que el director estaba yendo en busca de premios. Hay algunos elementos que sólo suman excentricidad, que son caprichos snobistas para cierto público y eso creo que le baja un poco la calidad. Se supone que uno como espectador no debería advertir estas cuestiones, pero acá están bastante claras.
En general creo que la película es un muy buen entretenimiento, con mucho talento puesto al servicio de la historia que se quiso contar. Personalmente le habría bajado un poco el tono snob, pero más allá de eso, creo que estamos ante una de las mejores películas que vamos a ver en 2015.



5 de feb. de 2015

El código enigma: Un llamado de atención a la ignorancia

* * * *   MUY BUENA

"The imitation game" es una película sobre la labor durante la Segunda Guerra Mundial del matemático, llamado el padre de la computación, Alan Turing. 
Poco se conocía de su genialidad y gran aporte al fin de la guerra, en gran parte, por la torpeza de una mentalidad obtusa de la sociedad de esa época que lo relegó a las sombras por el solo hecho de haber sido homosexual. Y de eso justamente se trata la película, de reivindicar y hacer conocer un poco de la vida de este atormentado genio que hizo un gran aporte a la humanidad mientras que esta sólo le dio la espalda.
Como buen superdotado, Turing era un tipo incomprendido y bastante insoportable, tanto que enfurecía a casi cualquier persona que tuviera que lidiar con él, ya sea laboralmente como en la vida cotidiana. Con varios problemas familiares desde su infancia, esto tampoco ayudó a formar un carácter amable en él. Bullying en el colegio, la pérdida de su primer amor a causa de la tuberculosis, algunos problemas mentales como la paranoia... no debe haber sido nada fácil ser Alan Turing.
El director Morten Tyldum ("Headhunters") junto al guionista Graham Moore hicieron un gran trabajo, dándole a la trama una combinación de drama y suspenso que mantiene interesado al espectador. La dupla protagonista que conformaron Benedict Cumberbatch y Keira Knightley tuvo buena química, esta última sabiendo despertar el lado amable y más humano de Benedict en la piel de Turing. 
Los carrera armamentística nazi era muy avanzada para la época y entre algunas maravillas de la guerra, tenía un sistema de comunicación en clave al que los británicos llamaron "Enigma". Los aliados al conocer de este recurso, se dieron cuenta que descifrando los códigos podrían aventajar a los alemanes y fue por esto que armaron un grupo de trabajo con mentes brillantes entre las que se encontraba la del matemática Alan Turing. Cuando la investigación y las pruebas llegaron a puntos desalentadores para todo el equipo, fue Turing quien vio más allá y puso en marcha la construcción de una máquina que pudiera descifrar a Enigma. Esto, junto a su soberbia y falta de tacto, llevó a que se produjeran grandes discusiones con sus propios compañeros de equipo como con los directivos del proyecto. La historia contada en el film, nos muestra como sus compañeros supieron descubrir el lado bueno del matemático y como éste también aprendió de ellos, sobre todo lo que hace a don de gentes.
La perseverancia, el trabajo incansable, la visión atinada del bien común (algo que no siempre es fácil de dilucidar) y la gran inteligencia llevaron a este hombre a jugar un rol fundamental en la historia de la humanidad y nosotros casi no sabíamos de su existencia. Aplaudo a quien se le ocurrió rescatar la figura de Turing.
Desde el punto de vista cinematográfico, la adaptación del libro de Andrew Hodges está muy bien llevada a lo audiovisual, quizás con un ritmo un tanto más lento que lo que puede ofrecer la lectura, pero con un desarrollo que permite al espectador identificarse con el personaje principal. Por momentos lo detestás, otro te parece un crack, luego lo volvés a despreciar un rato y más tarde lo querés de nuevo. Se hizo un buen trabajo exhibiendo las fortalezas y las debilidades de la persona.
La interpretaciones como resalté más arriba en esta reseña son muy buenas, sobre todo Cumberbatch que brinda una performance entrañable. El reparto acompaña muy bien y se notó que hubo una dirección cuidado en cada escena.
Un film biográfico para conocer sobre algunas personalidades que han hecho mucho por el mundo y de los cuales se sabe muy poco. Una película que nos muestra nuestros errores como sociedad con el fin de que aprendamos algo para mejorar en el futuro.



1 de ene. de 2015

El Hobbit, la batalla de los cinco ejércitos: Un cierre digno y entretenido

* * * *   MUY BUENA

Mucho se había hablado sobre este nueva trilogía de Peter Jakcson y mucho se la había comparado con su obra máxima, "El Señor de los Anillos". La verdad es que en ese enfrentamiento "El Hobbit" resultaba ser siempre la perdedora y con razón. Para empezar, en las historias contadas en los libros de Tolkien, "El Señor..." es mucho más rica y compleja que el "El Hobbit", por lo cual ya de entrada la historia es superior. Dicho esto, las aventuras del hobbit Bilbo Bolsón no son para menospreciar en absoluto, pero no tienen tantos matices como la obra máxima de Tolkien.
Bastante alto había comenzado esta nueva trilogía de Jackson con "Un viaje inesperado", introduciéndonos nuevamente en la Tierra Media, presentándonos personajes que conocíamos de los libros pero nunca habíamos visto en el cine y entreteniéndonos con aventuras épicas y mágicas. En la segunda parte, "La desolación de Smaug", el entusiasmo y la calidad decrecieron un tanto, el primer factor por el hecho de que se planteó un estiramiento innecesario de la trama con un fin puramente económico y el segundo por el estancamiento de la dinámica del relato para enfocarse en detalles que, por más lindos que resultaran a la vista y a la imaginación del fan, eran bastante superfluos. Estirar tanto una historia tiene efectos despotenciadores en su impacto. Situaciones que en el libro eran realmente interesantes, se terminaban desinflando en la película por este alargamiento.
Por suerte esta tercera parte y cierre de la trilogía, vuelve renovada, más dramática, épica y oscura. Finalmente Jackson avanza con todo el cierre de la manera que esperábamos, con mucha ansiedad creada en el espectador, con grandes momentos de tinieblas, traición, camaradería, amistad y, sobre todo, mucho heroísmo. El comienzo ya es dinámico y marca los épico que va a ser todo lo que sigue. Las batallas son grandilocuentes y recuerdan nuevamente la gran producción de "El Señor...". Los enfrentamientos cuerpo a cuerpo, a pura espada, flechas y lanzas, nos ofrecen aventura combinada con mucha acción de la buena. Podrán ver ejércitos de elfos, de orcos, de enanos, de hombres, todos batallando por una porción de la riqueza de Erebor, riqueza que hizo perder la cabeza a los antepasados de Thorin y ahora amenaza a la integridad del mismísimo rey enano, teniendo como titiritero al señor oscuro, Saurón.
Un gran final para esta historia de aventuras y heroísmo, que por más de que trastabilló con un estiramiento innecesario, se las arregla para despedirse con muchos homenajes y guiños a sus fanáticos. Un verdadera fiesta para los amantes de la Tierra Media.


16 de dic. de 2014

Hasta que la muerte los juntó: La familia unida

* * *      BUENA

"This is where I leave you" es una comedia divertida sobre una familia disfuncional, que luego de la muerte del padre, se ve obligada a pasar junta una semana completa como parte de una tradición judía que el fallecido tenía como último deseo.
Como buena comedia, cada uno de los integrantes de la familia tiene un personalidad bizarra que hará que los 7 días unidos sean un verdadero calvario. 
Primero tenemos a Judd (Jason Bateman), el que vendría a ser el protagonista, un tipo estructurado que siempre ha vivido su vida según las reglas y que recientemente se ha separado por una infidelidad de su mujer. Otro de los hermanos es Paul (Corey Stoll), el mayor, que está casado con una ex novia de Judd y es el que ha cuidado del negocio de sus padres. También está Wendy (Tina Fey), la única hermana mujer que ha sido de cierta manera la madre de sus hermanos y está inmersa en un matrimonio infeliz luego de haber perdido al amor de su vida. El último hermano es Phillip (Adam Driver), la oveja negra de la familia, moquero y desempleado pero con un gran corazón. Es el menor de los hermanos. Finalmente tenemos Hillary (Jane Fonda), la manipuladora y exuberante madre de los cuatro que tiene más de un secreto guardado y es gran responsable de los traumas de sus hijos.
La trama pasa por la dinámica de la relación familiar, cómo acontecimientos del pasado ha condicionado sus vidas y esto ha llevado a tenerse algunos rencores. Es en estas diferencias y peleas entre hermanos que se concentra la mayor parte humorística del film. Muchas de ellas son divertidas para el público porque le permite al espectador sentirse identificado y le hace acordar a sus propias peleas familiares. Más allá de las peleas, hay elementos más profundos y el amor entre hermanos está intacto, lo que lleva a la parte más "dramática" si se quiere del film. La combinación entre momentos divertidos y profundos, convierte a esta comedia en una buena propuesta, entretenida y con algunos mensajes positivos de fondo.
Lo más flojo pasa por la efectividad de algunos gags. La película es un tanto irregular en su humor. Si bien en el balance general ganan los buenos chistes, hay algunos medio flojos como los que tienen lugar en la escena del porro en la sinagoga. El personaje de Rose Byrne también termina siendo un tanto extraño. 
En general el producto es bueno, pero no llega a ser una comedia realmente memorable. Para pasar un buen rato, y si se ve con hermanos, mejor.


14 de dic. de 2014

Una buena mentira: Melodrama entretenido

* * *      BUENA

"Una buena mentira" es una nueva película de Reese Witherspoon ("Legalmente Rubia", "Walk the line"), que aborda el drama de las guerras civiles en África y cómo estas afectan la vida de las personas que viven en países en conflicto como Sudán, Uganda, Etiopía y Somalía entre otros.
La trama se centra en un grupo de hermanos sudaneses cuya familia se ve destruida por los horrores del genocidio de etnias. La primera media hora de película es realmente impactante por como muestra la matanza de inocentes campesinos a manos de milicias sanguinarias que eliminan a los que no les sirven y secuestran a los niños y adolescentes que pueden ser futuros soldados. Hasta acá la trama es interesante y mantiene interesado al público, ya que por más de que en algunos momentos se le propician al espectador golpes bajos para atormentar el alma, resulta muy atrayente seguir la suerte de estos hermanos que escapan al horror. Cuando finalmente llegan a un campo de refugiados y son enviados a Estados Unidos para comenzar una nueva vida, es cuando el film se torna más light, aparece la comedia fácil y el relato toma tintes melodramáticos. Una buena parte del tiempo nos muestran como estos sudaneses se topan de golpe con un mundo que no conocen, que les resulta extraño, lindo e incómodo al mismo tiempo. Acá en general se puede decir que se abordó el tema con cuidado, aunque en algunas secuencias los hace quedar como estúpidos más allá de ignorancia lógica resultante de encontrarse con un realidad totalmente distinta a la que han vivido en su pueblo natal. Luego nos muestran la unidad y la división que genera entre ellos la cultura occidental, una cultura por momentos parece ensalzada y luego criticada en dosis similares a lo largo del metraje. Hay palos para la insuficiencia de la ayuda que lo países occidentales prestan a las zonas africanas en guerra y la enorme burocracia alrededor del trámite de asilo de un ser humano en peligro, pero así como hay algunos cachetasos, también hay algunas exaltaciones un tanto polémicas como mostrar a Estados Unidos como un país salvador y liberador de los países oprimidos, que por más que en la práctica tenga algunos resultados positivos, sabemos que por detrás hay mucho chanchullo político e intereses económicos privados.
Los actores hacen un buen laburo pero nada que sea digno de ser resaltado demasiado. La Witherspoon cumple pero no se la juega demasiado.
Una película entretenida, que mezclando grandes dramas con algunos toques de humor esporádicos, logra mantener entretenido al espectador. Los que gustan de emocionarse con historias de dolor y superación estarán conformes y pasarán un buen rato en la sala de cine.



12 de dic. de 2014

Grandes Héroes: El fuerte cóctel Disney-Marvel

* * * *   MUY BUENA

Llega la primera película nacida de la adquisición de Marvel por parte de la factoría Disney, y como no podía ser de otra manera, nos ofrece una historia de super héroes un tanto particulares. 
"Big Hero 6" es una película de animación muy buena y divertida que aborda cuestiones contemporáneas e interesantes de la vida como la muerte, la redención, la madurez, la venganza, la responsabilidad de los actos que cometemos y por supuesto la amistad. Este último elemento conforma el centro de la trama. La película nos habla sobre el poder de la amistad y su verdadero significado.
Todo tiene lugar en la ciudad futurista de San Fransokyo, una suerte de San Francisco estadounidense pero conquistada por la cultura japonesa. En ella viven Hiro y Tadashi, dos hermanos muy distintos pero que se quieren un montón. Ambos genios de la tecnología, luego de la muerte de sus padres, tomaron formas de ver la vida distintas. Hiro tomó un camino más pendenciero y se dedica a las apuestas de la lucha callejera de robots, mientras que Tadashi, el hermano más grande, es un sobresaliente alumno de un instituto de tecnología e inventos que está a la vanguardia en innovación y robótica. Este último, preocupado por el camino que está tomando su hermano menor le ofrece la oportunidad de ingresar al instituto y hacer algo mejor con su vida. Hiro acepta y todo parece marchar sobre ruedas hasta que un terrible accidente acaba con la vida de su hermano. Deprimido y lleno de furia, ha perdido nuevamente sus ganas de vivir hasta que por accidente conoce a Baymax, uno de los inventos de su hermano, que fue creado para socorrer a las personas que están en peligro o han sufrido algún tipo de afección física y psicológica.
La trama constantemente gira en torno a Hiro y su búsqueda de lugar en el mundo, pero para esto, necesita de la ayuda de Baymax y un grupo de amigos nerds de Tadashi. El robot y Hiro se hacen inseparables y este último aprende algunas lecciones sobre ser una persona de bien.
Lo mejor del film ,lejos, es el personaje de Baymax, un robot gordito que resulta divertido desde su aspecto físico hasta en su personalidad hiper inocente, pero sabia. El hecho de que sea gordo está tratado muy bien, siempre manteniendo la línea de lo correcto y sin ofrecer chistes ofensivos. A su vez, se nota que trataron de incorporar elementos del animé para atraer a un nuevo segmento. Sin ser una maravilla, logra su cometido y entretiene muchísimo dejando algunas buenas enseñanzas. La historia sobre el final presenta una vuelta de tuerca buena pero algo previsible.
En general es un producto muy bueno pero que no está por encima de "Rompe Ralph" y "Frozen".


8 de dic. de 2014

Éxodo, dioses y reyes: ¿Va perdiendo el pulso Ridley?

* * *      BUENA

"Éxodo: Dioses y Reyes" es el nuevo trabajo épico del afamado director Ridley Scott. Lamentablemente no se acerca a la grandeza y la calidad que tuvo uno de sus trabajos insignia en este género, "Gladiador". Incluso "Kingdom of Heaven", aventura épica sobre las cruzadas, que decepcionó en taquilla allá por 2005, es también un mejor exponente del género. Este nuevo trabajo de Ridley no se puede catalogar como malo; el viejo tiene sus años de experiencia y siempre algunos trucos bajo la manga para inclinar la balanza a su favor, pero tampoco se puede afirmar que estemos ante una película trascendente, que pueda convertirse en un clásico del cine épico y mucho menos bíblico.
Un problema a resaltar sin dudas es el hecho de haber utilizado todos actores occidentales para interpretar roles de personajes egipcios y hebreos. Ver a John Turturro haciendo del faraón Seti fue realmente tragicómico. No es porque sea mal actor, lejos de eso, pero estamos hablando de una estrella de cine italoamericana, conocida por caracterizar italoamericanos y participar en muchas comedias americanas, que acá trata de dar vida a uno de los tiranos de oriente con más poder en la historia de la humanidad... como que no le va el rol. Lo mismo sucedió con Sigourney Weaver, Aaron Paul y otras caras conocidas como Ewen Bremmer. Al menos para estos roles secundarios deberían haber contratado actores de oriente. Otra cuestión criticable fue el idioma utilizado en el film. Si hacen un poco de memoria recordarán que Mel Gibson llevó dos de sus películas a un nivel realmente interesante cuando decidió armar los diálogos de, por ejemplo, "La pasión de Cristo", en arameo, latín y hebreo. Lo mismo hizo con "Apocalypto" cuyos diálogos se pensaron en maya yucateco. ¿Tanto costaba hacerles aprender a los actores de "Éxodo" algunas líneas en egipcio antiguo? Creo que hasta en la franquicia pochoclera de "La Momia" hay aunque sea algunas frases en egipcio. Pareciera que no son cuestiones tan determinantes, pero para este caso en particular creo que fue un verdadero error americanizar todo y pensar que iba a pasar desapercibido. 
Otra cuestión reprochable de la película es la mala edición que se hizo del material final. Se nota mucho que hubo bastantes recortes, hay desprolijidades en la continuidad de las secuencias y actores que fueron anunciados como parte importante del cast aparecen contadas veces para tirar alguna frase intrascendente.
Del lado de los aspectos positivos, tenemos a un Christian Bale que cumple y hasta excede las expectativas de los espectadores, brindando una interpretación muy profesional y humana de un personaje tan icónico como Moisés. Su presencia en pantalla se adueña de las escenas y las eleva a un nivel de mayor calidad. Por su parte Joel Edgerton cumple con su rol de Ramsés pero no maravilla como contraparte de Bale. Como que le faltó un poco más de dramatismo.
Los acontecimientos fantásticos como las plagas que azotaron a Egipto, la división del mar rojo y las batallas armadas están muy bien realizadas y llevan el sello estético de Scott. Hay peleas épicas, cruce de ejércitos, plagas mortíferas y muchas cosas más que no deben faltar en una aventura grandilocuente como esta. 
Una cuestión positiva que incorporó, fue el hecho de darle una explicación más real a la sucesión de penurias que le tocó vivir a los egipcios. Toma algunas teorías naturales que podrían explicar las plagas de manera más científica y las adapta para darle un aura de mayor realismo a todo, sin dejar de lado el elemento místico de la historia religiosa. En esto si acertó con la puesta en escena.
En conclusión se podría decir que "Éxodo: Dioses y Reyes" es un producto disparejo. Con aciertos en la parte interpretativa, la puesta en escena y en materia de efectos audiovisuales, pero por el lado de lo técnico (como la edición), el casting en su mayoría y el guión presenta varios baches que uno preferiría se hubieran cubierto antes del estreno. Una película épica aceptable que no trascenderá demasiado.


27 de nov. de 2014

Primicia mortal: Por la plata baila el mono

* * * *   MUY BUENA

"Nightcrawler" es un producto extraño, mezcla de thriller, drama y hasta comedia. 
Dicen algunos, es una de las películas olvidada por los Oscars 2015. Creo que es muy buen cine y Jake Gyllenhaal podría haber sido nominado como actor principal, pero más allá de esta omisión, no creo que haya sido uno de los descuidos más groseros de la Academia este año.
Este film del guionista ahora devenido en director, Dan Gilroy, se enfoca en las ambiciones de un joven decidido a encontrar un trabajo rentado a través del cual desarrollar sus habilidades adquiridas en cursos online y dejar de ser un ladrón de poca monta. Luego de ser revotado de cuanta entrevista laboral ha tenido, Louis Bloom (Jake Gyllenhaal) se encuentra casualmente con un equipo de paparazzis oportunistas que están tomando imágenes de un accidente de tránsito por las cuales cobran dinero a las cadenas de noticieros. Acá nuestro protagonista tiene una revelación y se da cuenta que es un trabajo relativamente fácil que puede hacer él mismo, sin tener que depender de que alguien lo contrate. Compra una pequeña cámara, contrata un ayudante y comienza a salir de noche en busca de accidentes morbosos, incendios, asesinatos o algún hecho de violencia que le pueda significar algo de guita. Los encuentra, pero en el afán de captar alguna toma que le reditúe mucho dinero y lo catapulte a la fama, Louis comienza a entrometerse en los acontecimientos que filma llegando a alterar escenas de crimen e incurrir en la ilegalidad.
Es una trama simple, original pero sencilla al fin, que se enfoca primordialmente en mostrarnos la personalidad y la transformación de un psicópata. No sabemos mucho sobre el pasado de Louis Bloom, pero sí el director se encarga de mostrarnos de entrada que algo no anda bien con la forma de razonar de nuestro protagonista. Bipolaridad, frialdad, obsesiones y escaso sentido de la ética es lo primero que recibimos y luego estos rasgos se van intensificando a medida que avanza el film. Para terminar de disparar la locura, Louis se topa con Nina (Rene Russo), una productora de noticieros aparentemente con todos los patitos en fila pero que en realidad es casi tan despiadada y ambiciosa como él, que le activa el switch de la perdición y la ambición sin límites.
Hay un muy buen trabajo sobre la tensión que van generando las acciones del protagonista, llegando a horrorizar por momentos al espectador. La psiquis del psicópata se va desenmarañando a medida que avanza el metraje y no deja indiferente a nadie, sobre todo porque en él y en Nina se materializa una fuerte crítica a la actualidad de los medios informativos. El minuto a minuto, el límite con lo ético, lo morboso como gancho de atracción, ¿les suena conocido?
Desde lo cinematográfico, hay un muy buen trabajo estético, con referencias al cine de Scorsese y algunos toques noventosos que la hacen atractiva a la vista.
Una película muy recomendable por la reflexión que nos deja acerca de lo que consumimos en materia de comunicación y por la exhibición de la mente de un psicópata modelo 2014.



25 de nov. de 2014

Quiero matar a mi jefe 2: Muchas estrellas, poca diversión

* *     REGULAR

"Quiero matar a mi jefe 2" tiene muy poco que ver en realidad con matar a los jefes de los protagonistas, lo que demuestra que las traducciones básicas que se hacen al español deberían cambiar y ser más literales o no traducir en absoluto... vivimos en el año 2015, de última busque que quiere decir en el Traductor de Google.

"Horrible Bosses" nos trae de vuelta al trío de amigos compuesto por Nick (Jason Bateman), Kurt (Jason Sudeikis) y Dale (Charlie Day) que, tras el intento fallido de asesinar a sus jefes en la primera película, ahora se han convertido en motivados emprendedores que quieren lograr el éxito con un nuevo producto, el "shower buddy", y dejar de depender de otros para ser exitosos laboralmente.
En esta ocasión se se enredan con dos personajes excéntricos y millonarios, padre (Christoph Waltz) e hijo (Chris Pine), dueños de una gran corporación que está interesada en comprarles la producción de su producto. Al menos eso parece al principio, hasta que las cosas se van poniendo cada vez más extrañas y negativas para nuestros protagonistas, los que deberán enfrentar algún que otro inconveniente para no quedar en la ruina económica total.
A nivel general todo está muy cuidado, tan cuidado que se pierde la espontaneidad y algunos gagas no terminan de funcionar del todo bien. Bateman aporta un humor efectivo, a la onda de "Arrested Development" pero más tranqui, Sudeikis aporta poco, un suerte de humor canchero que la verdad no le favorece mucho, y finalmente Day termina siendo el mejor aportando histrionismo aunque por momentos se torna un tanto exagerado. Los villanos están bastante dispares. Por ejemplo la mejor de todos termina siendo Jennifer Aniston que en realidad tiene un rol secundario, mientras que Chris Pine exagera demasiado todas sus reacciones aunque por momentos resulta locamente divertido y Christoph Waltz está totalmente desperdiciado, como si hubiera aceptado trabajar en el film para cumplir con algún compromiso económico.
A nivel general creo que a esta secuela le faltó un mejor guión y chistes más divertidos. Si bien tenía todo para superar a la primera, que tampoco fue una maravilla, se termina quedando a mitad de camino y desperdicia su potencial. No es un producto mala pero tampoco llega a ser del todo disfrutable.


20 de nov. de 2014

Sinsajo, parte 1: El poder de la codicia

* *     REGULAR

"Sinsajo parte 1" es una película regular, sí, como leen, es el resultado negativo de la codicia desmedida de un grupo de productores que quieren estrujar la naranja hasta que no le quede ni una sola gotita. Ya tuvimos otros antecedentes de sagas increíblemente rentables a las que se las manoseó y alargó de más con el único objetivo de acrecentar las ganancias; ejemplos de esto son "Crepúsculo", "Harry Potter" y hasta la reciente "El Hobbit". Nadie los puede culpar la verdad, después de todo son empresarios en busca de réditos económicos, pero sí podemos expresar nuestra insatisfacción ante tales manejos que atentan contra el arte y la dinámica de la historia. En cierta forma también es culpa nuestra, que aceptamos estos estiramientos y cuando se estrena algo como esta primera parte del cierre de una franquicia salimos todos corriendo a comprar la entrada anticipada, dándole la razón a la estrategia de negocios que pusieron en marcha los estudios. En fin, me gustaría que esto no siga sucediendo, pero para eso nosotros como espectadores debemos cambiar nuestra forma de responder.

Analizando puntualmente el film, acá sólo vamos a poder ver el preludio del desenlace, una anticipación de lo copado que vendrá en la segunda parte. Este primera parte de copada tiene muy poco, sólo la introducción de los nuevos personajes que cobrarán más relevancia en el cierre y la presencia en cámara de la talentosa Jennifer Lawrence, que inunda cada escena con su carisma característico. Lo demás es todo correcto, pero estirado como un chicle. Los que hayan leído los tres libros de Suzanne Collins sabrán que el tercero es el más flojito de todos, por lo cual la lógica de dividirlo en 2 partes es aún más contraproducente. 
En este preludio pasa muy poco. Lo que podremos ver es el proceso de Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence) convirtiéndose de a poco, y a fuerza de propaganda, en el sinsajo del pueblo, es decir, en el símbolo de la revolución latente. Eso es todo. Lo demás es bastante accesorio a excepción de alguna que otra batalla y la vuelta de rosca momentánea en el triángulo amoroso compuesto por Katniss, Peeta y Gale.
Los fans más acérrimos van a poder disfrutar de la presencia de sus personajes favoritos como Peeta (Josh Hutcherson), Gale (Liam Hemsworth), Haymitch (Woody Harrelson), Plutarch (Philip Seymour Hoffman), Effie (Elizabeth Banks) y el Presidente Snow (Donald Sutherland), haciendo poco y nada, pero en pantalla al fin y al cabo, y también disfrutarán con la incorporación de los nuevos como la Presidente Coin (Julianne Moore) y Cressida (Natalie Dormer) que tomarán mayor importancia en la segunda parte, para la cual debemos esperar ¡nada menos que 1 año!... Realmente una injusticia.
En conclusión, un film que de haber sido un solo cierre sin división, podría haber causado un mayor impacto cinematográfico convirtiéndose en un final de trilogía casi perfecto, pero en lugar de esto se tomó el camino de la rentabilidad y quedó arruinado, al menos esta primera parte. Una práctica que atenta contra la calidad de las historias llevadas al cine.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...