1 de ene. de 2015

El Hobbit, la batalla de los cinco ejércitos: Un cierre digno y entretenido

* * * *   MUY BUENA

Mucho se había hablado sobre este nueva trilogía de Peter Jakcson y mucho se la había comparado con su obra máxima, "El Señor de los Anillos". La verdad es que en ese enfrentamiento "El Hobbit" resultaba ser siempre la perdedora y con razón. Para empezar, en las historias contadas en los libros de Tolkien, "El Señor..." es mucho más rica y compleja que el "El Hobbit", por lo cual ya de entrada la historia es superior. Dicho esto, las aventuras del hobbit Bilbo Bolsón no son para menospreciar en absoluto, pero no tienen tantos matices como la obra máxima de Tolkien.
Bastante alto había comenzado esta nueva trilogía de Jackson con "Un viaje inesperado", introduciéndonos nuevamente en la Tierra Media, presentándonos personajes que conocíamos de los libros pero nunca habíamos visto en el cine y entreteniéndonos con aventuras épicas y mágicas. En la segunda parte, "La desolación de Smaug", el entusiasmo y la calidad decrecieron un tanto, el primer factor por el hecho de que se planteó un estiramiento innecesario de la trama con un fin puramente económico y el segundo por el estancamiento de la dinámica del relato para enfocarse en detalles que, por más lindos que resultaran a la vista y a la imaginación del fan, eran bastante superfluos. Estirar tanto una historia tiene efectos despotenciadores en su impacto. Situaciones que en el libro eran realmente interesantes, se terminaban desinflando en la película por este alargamiento.
Por suerte esta tercera parte y cierre de la trilogía, vuelve renovada, más dramática, épica y oscura. Finalmente Jackson avanza con todo el cierre de la manera que esperábamos, con mucha ansiedad creada en el espectador, con grandes momentos de tinieblas, traición, camaradería, amistad y, sobre todo, mucho heroísmo. El comienzo ya es dinámico y marca los épico que va a ser todo lo que sigue. Las batallas son grandilocuentes y recuerdan nuevamente la gran producción de "El Señor...". Los enfrentamientos cuerpo a cuerpo, a pura espada, flechas y lanzas, nos ofrecen aventura combinada con mucha acción de la buena. Podrán ver ejércitos de elfos, de orcos, de enanos, de hombres, todos batallando por una porción de la riqueza de Erebor, riqueza que hizo perder la cabeza a los antepasados de Thorin y ahora amenaza a la integridad del mismísimo rey enano, teniendo como titiritero al señor oscuro, Saurón.
Un gran final para esta historia de aventuras y heroísmo, que por más de que trastabilló con un estiramiento innecesario, se las arregla para despedirse con muchos homenajes y guiños a sus fanáticos. Un verdadera fiesta para los amantes de la Tierra Media.


12 de dic. de 2014

Grandes Héroes: El fuerte cóctel Disney-Marvel

* * * *   MUY BUENA

Llega la primera película nacida de la adquisición de Marvel por parte de la factoría Disney, y como no podía ser de otra manera, nos ofrece una historia de super héroes un tanto particulares. 
"Big Hero 6" es una película de animación muy buena y divertida que aborda cuestiones contemporáneas e interesantes de la vida como la muerte, la redención, la madurez, la venganza, la responsabilidad de los actos que cometemos y por supuesto la amistad. Este último elemento conforma el centro de la trama. La película nos habla sobre el poder de la amistad y su verdadero significado.
Todo tiene lugar en la ciudad futurista de San Fransokyo, una suerte de San Francisco estadounidense pero conquistada por la cultura japonesa. En ella viven Hiro y Tadashi, dos hermanos muy distintos pero que se quieren un montón. Ambos genios de la tecnología, luego de la muerte de sus padres, tomaron formas de ver la vida distintas. Hiro tomó un camino más pendenciero y se dedica a las apuestas de la lucha callejera de robots, mientras que Tadashi, el hermano más grande, es un sobresaliente alumno de un instituto de tecnología e inventos que está a la vanguardia en innovación y robótica. Este último, preocupado por el camino que está tomando su hermano menor le ofrece la oportunidad de ingresar al instituto y hacer algo mejor con su vida. Hiro acepta y todo parece marchar sobre ruedas hasta que un terrible accidente acaba con la vida de su hermano. Deprimido y lleno de furia, ha perdido nuevamente sus ganas de vivir hasta que por accidente conoce a Baymax, uno de los inventos de su hermano, que fue creado para socorrer a las personas que están en peligro o han sufrido algún tipo de afección física y psicológica.
La trama constantemente gira en torno a Hiro y su búsqueda de lugar en el mundo, pero para esto, necesita de la ayuda de Baymax y un grupo de amigos nerds de Tadashi. El robot y Hiro se hacen inseparables y este último aprende algunas lecciones sobre ser una persona de bien.
Lo mejor del film ,lejos, es el personaje de Baymax, un robot gordito que resulta divertido desde su aspecto físico hasta en su personalidad hiper inocente, pero sabia. El hecho de que sea gordo está tratado muy bien, siempre manteniendo la línea de lo correcto y sin ofrecer chistes ofensivos. A su vez, se nota que trataron de incorporar elementos del animé para atraer a un nuevo segmento. Sin ser una maravilla, logra su cometido y entretiene muchísimo dejando algunas buenas enseñanzas. La historia sobre el final presenta una vuelta de tuerca buena pero algo previsible.
En general es un producto muy bueno pero que no está por encima de "Rompe Ralph" y "Frozen".


8 de dic. de 2014

Éxodo, dioses y reyes: ¿Va perdiendo el pulso Ridley?

* * *      BUENA

"Éxodo: Dioses y Reyes" es el nuevo trabajo épico del afamado director Ridley Scott. Lamentablemente no se acerca a la grandeza y la calidad que tuvo uno de sus trabajos insignia en este género, "Gladiador". Incluso "Kingdom of Heaven", aventura épica sobre las cruzadas, que decepcionó en taquilla allá por 2005, es también un mejor exponente del género. Este nuevo trabajo de Ridley no se puede catalogar como malo; el viejo tiene sus años de experiencia y siempre algunos trucos bajo la manga para inclinar la balanza a su favor, pero tampoco se puede afirmar que estemos ante una película trascendente, que pueda convertirse en un clásico del cine épico y mucho menos bíblico.
Un problema a resaltar sin dudas es el hecho de haber utilizado todos actores occidentales para interpretar roles de personajes egipcios y hebreos. Ver a John Turturro haciendo del faraón Seti fue realmente tragicómico. No es porque sea mal actor, lejos de eso, pero estamos hablando de una estrella de cine italoamericana, conocida por caracterizar italoamericanos y participar en muchas comedias americanas, que acá trata de dar vida a uno de los tiranos de oriente con más poder en la historia de la humanidad... como que no le va el rol. Lo mismo sucedió con Sigourney Weaver, Aaron Paul y otras caras conocidas como Ewen Bremmer. Al menos para estos roles secundarios deberían haber contratado actores de oriente. Otra cuestión criticable fue el idioma utilizado en el film. Si hacen un poco de memoria recordarán que Mel Gibson llevó dos de sus películas a un nivel realmente interesante cuando decidió armar los diálogos de, por ejemplo, "La pasión de Cristo", en arameo, latín y hebreo. Lo mismo hizo con "Apocalypto" cuyos diálogos se pensaron en maya yucateco. ¿Tanto costaba hacerles aprender a los actores de "Éxodo" algunas líneas en egipcio antiguo? Creo que hasta en la franquicia pochoclera de "La Momia" hay aunque sea algunas frases en egipcio. Pareciera que no son cuestiones tan determinantes, pero para este caso en particular creo que fue un verdadero error americanizar todo y pensar que iba a pasar desapercibido. 
Otra cuestión reprochable de la película es la mala edición que se hizo del material final. Se nota mucho que hubo bastantes recortes, hay desprolijidades en la continuidad de las secuencias y actores que fueron anunciados como parte importante del cast aparecen contadas veces para tirar alguna frase intrascendente.
Del lado de los aspectos positivos, tenemos a un Christian Bale que cumple y hasta excede las expectativas de los espectadores, brindando una interpretación muy profesional y humana de un personaje tan icónico como Moisés. Su presencia en pantalla se adueña de las escenas y las eleva a un nivel de mayor calidad. Por su parte Joel Edgerton cumple con su rol de Ramsés pero no maravilla como contraparte de Bale. Como que le faltó un poco más de dramatismo.
Los acontecimientos fantásticos como las plagas que azotaron a Egipto, la división del mar rojo y las batallas armadas están muy bien realizadas y llevan el sello estético de Scott. Hay peleas épicas, cruce de ejércitos, plagas mortíferas y muchas cosas más que no deben faltar en una aventura grandilocuente como esta. 
Una cuestión positiva que incorporó, fue el hecho de darle una explicación más real a la sucesión de penurias que le tocó vivir a los egipcios. Toma algunas teorías naturales que podrían explicar las plagas de manera más científica y las adapta para darle un aura de mayor realismo a todo, sin dejar de lado el elemento místico de la historia religiosa. En esto si acertó con la puesta en escena.
En conclusión se podría decir que "Éxodo: Dioses y Reyes" es un producto disparejo. Con aciertos en la parte interpretativa, la puesta en escena y en materia de efectos audiovisuales, pero por el lado de lo técnico (como la edición), el casting en su mayoría y el guión presenta varios baches que uno preferiría se hubieran cubierto antes del estreno. Una película épica aceptable que no trascenderá demasiado.


25 de nov. de 2014

Quiero matar a mi jefe 2: Muchas estrellas, poca diversión

* *     REGULAR

"Quiero matar a mi jefe 2" tiene muy poco que ver en realidad con matar a los jefes de los protagonistas, lo que demuestra que las traducciones básicas que se hacen al español deberían cambiar y ser más literales o no traducir en absoluto... vivimos en el año 2015, de última busque que quiere decir en el Traductor de Google.

"Horrible Bosses" nos trae de vuelta al trío de amigos compuesto por Nick (Jason Bateman), Kurt (Jason Sudeikis) y Dale (Charlie Day) que, tras el intento fallido de asesinar a sus jefes en la primera película, ahora se han convertido en motivados emprendedores que quieren lograr el éxito con un nuevo producto, el "shower buddy", y dejar de depender de otros para ser exitosos laboralmente.
En esta ocasión se se enredan con dos personajes excéntricos y millonarios, padre (Christoph Waltz) e hijo (Chris Pine), dueños de una gran corporación que está interesada en comprarles la producción de su producto. Al menos eso parece al principio, hasta que las cosas se van poniendo cada vez más extrañas y negativas para nuestros protagonistas, los que deberán enfrentar algún que otro inconveniente para no quedar en la ruina económica total.
A nivel general todo está muy cuidado, tan cuidado que se pierde la espontaneidad y algunos gagas no terminan de funcionar del todo bien. Bateman aporta un humor efectivo, a la onda de "Arrested Development" pero más tranqui, Sudeikis aporta poco, un suerte de humor canchero que la verdad no le favorece mucho, y finalmente Day termina siendo el mejor aportando histrionismo aunque por momentos se torna un tanto exagerado. Los villanos están bastante dispares. Por ejemplo la mejor de todos termina siendo Jennifer Aniston que en realidad tiene un rol secundario, mientras que Chris Pine exagera demasiado todas sus reacciones aunque por momentos resulta locamente divertido y Christoph Waltz está totalmente desperdiciado, como si hubiera aceptado trabajar en el film para cumplir con algún compromiso económico.
A nivel general creo que a esta secuela le faltó un mejor guión y chistes más divertidos. Si bien tenía todo para superar a la primera, que tampoco fue una maravilla, se termina quedando a mitad de camino y desperdicia su potencial. No es un producto mala pero tampoco llega a ser del todo disfrutable.


20 de nov. de 2014

Sinsajo, parte 1: El poder de la codicia

* *     REGULAR

"Sinsajo parte 1" es una película regular, sí, como leen, es el resultado negativo de la codicia desmedida de un grupo de productores que quieren estrujar la naranja hasta que no le quede ni una sola gotita. Ya tuvimos otros antecedentes de sagas increíblemente rentables a las que se las manoseó y alargó de más con el único objetivo de acrecentar las ganancias; ejemplos de esto son "Crepúsculo", "Harry Potter" y hasta la reciente "El Hobbit". Nadie los puede culpar la verdad, después de todo son empresarios en busca de réditos económicos, pero sí podemos expresar nuestra insatisfacción ante tales manejos que atentan contra el arte y la dinámica de la historia. En cierta forma también es culpa nuestra, que aceptamos estos estiramientos y cuando se estrena algo como esta primera parte del cierre de una franquicia salimos todos corriendo a comprar la entrada anticipada, dándole la razón a la estrategia de negocios que pusieron en marcha los estudios. En fin, me gustaría que esto no siga sucediendo, pero para eso nosotros como espectadores debemos cambiar nuestra forma de responder.

Analizando puntualmente el film, acá sólo vamos a poder ver el preludio del desenlace, una anticipación de lo copado que vendrá en la segunda parte. Este primera parte de copada tiene muy poco, sólo la introducción de los nuevos personajes que cobrarán más relevancia en el cierre y la presencia en cámara de la talentosa Jennifer Lawrence, que inunda cada escena con su carisma característico. Lo demás es todo correcto, pero estirado como un chicle. Los que hayan leído los tres libros de Suzanne Collins sabrán que el tercero es el más flojito de todos, por lo cual la lógica de dividirlo en 2 partes es aún más contraproducente. 
En este preludio pasa muy poco. Lo que podremos ver es el proceso de Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence) convirtiéndose de a poco, y a fuerza de propaganda, en el sinsajo del pueblo, es decir, en el símbolo de la revolución latente. Eso es todo. Lo demás es bastante accesorio a excepción de alguna que otra batalla y la vuelta de rosca momentánea en el triángulo amoroso compuesto por Katniss, Peeta y Gale.
Los fans más acérrimos van a poder disfrutar de la presencia de sus personajes favoritos como Peeta (Josh Hutcherson), Gale (Liam Hemsworth), Haymitch (Woody Harrelson), Plutarch (Philip Seymour Hoffman), Effie (Elizabeth Banks) y el Presidente Snow (Donald Sutherland), haciendo poco y nada, pero en pantalla al fin y al cabo, y también disfrutarán con la incorporación de los nuevos como la Presidente Coin (Julianne Moore) y Cressida (Natalie Dormer) que tomarán mayor importancia en la segunda parte, para la cual debemos esperar ¡nada menos que 1 año!... Realmente una injusticia.
En conclusión, un film que de haber sido un solo cierre sin división, podría haber causado un mayor impacto cinematográfico convirtiéndose en un final de trilogía casi perfecto, pero en lugar de esto se tomó el camino de la rentabilidad y quedó arruinado, al menos esta primera parte. Una práctica que atenta contra la calidad de las historias llevadas al cine.



14 de nov. de 2014

Tonto y retonto 2: Se va poniendo rancio el tema


* *     REGULAR

Llegó la esperada secuela de "Tonto y Retonto" con un envión un tanto raro. Primero hubo una especie de fiebre promocional en la que cada imagen, poster, spot o trailer que salía volvía locos a sus fanáticos. Esto hacía emocionar a los productores cuyas estimaciones marcaban uno de los estrenos más fuertes del año. Luego, ya cerca de su estreno, la expectativa fue cayendo muchísimo, con cada vez menos ruido y acciones promocionales. Evidentemente hubo alguna gestión de marketing que falló en el tramo final. Esto produjo que muchos espectadores se esteraran tarde del estreno en pantallas comerciales, que el film durara poco en cartelera y por ende que la recaudación no fuera la calculada inicialmente. Ojo, no le fue mal en recaudación, pero lejos estuvo de ser uno de los estrenos más lucrativos de 2014. Si a esto le sumamos que el guión que armaron los hermanos Farrelly y compañía era, en comparación con la primera "Tonto y Retonto", bastante más flojo, estamos frente a un proyecto fallido. Sí, a esta secuela le fue bien en números pero no volvió a enamorar a los seguidores de Harry y Lloyd, por el contrario les dio la sensación de que lo que parecía muy divertido allá por los 90s ya no lo es tanto y que quizás sus ídolos de la comedia quizás están mejor guardados en la memoria de cada uno y no resucitados de esta manera.

Las gags de los Farrelly están medios rancios, con algunos aciertos, pero en líneas generales son mucho menos efectivos que lo que solían ser. Y es que el tiempo va pasando y lo que antes resultaba muy gracioso ya no lo es tanto. Últimamente estos hermanos directores de comedias vienen haciendo agua con sus proyectos. Unos ejemplos claro de esto fueron "Los Tres Chiflados" allá por 2012, "Pase Libre" estrenada en 2011 y "La mujer de mis pesadillas" del 2007. Muy lejos parece haber quedado el éxito de películas como "Loco por Mary", "Irene, yo y mi otro yo" y por supuesto la "Tonto y Retonto" original.
¿Qué es lo que falla? Principalmente la dinámica. Se nota que no han pensado una nueva forma de potenciar la comicidad de los personajes, sino que optaron por subirle el tono y exagerar de más el mismo tipo de humor que nos estregaron en los 90s. De hecho la secuencia de los post créditos da cuenta explícita de esto mismo que estoy criticando. Básicamente se comparan algunos de los mejores momentos de la uno con los que deberían ser los mejores momentos de esta secuela.
Por su lado, los protagonistas Jim Carrey y Jeff Daniels están muy bien en la vuelta a sus roles, pero también los noté un tanto más cansados, como si no hubieran estado del todo copados con el proyecto. La chispa está ahí, pero le faltó iluminar más.
Creo que Bobby y Peter Farrelly son dos tipos talentosos de la comedia que han perdido un poco el rumbo. Quizás se han puesto un poco viejos y no lo han notado, pero es evidente que deben buscar una nueva manera de hacer comedia o la balanza comenzará a desequilibrarse hacia el lado negativo. Ojalá nos sorprendan con algo más fresco en el futuro.


11 de nov. de 2014

Torrente 5, operación Eurovegas: Vuelve la acidez

* * *      BUENA

Vuelve Santiago Segura ("Balada triste de trompeta", "Torrente" 1, 2, 3 y 4) con su anti héroe más famoso, el detective José Luis Torrente.
Su retorno está enmarcado en un mundo "futurista", precisamente el 2018, en el cual los afectados por el paro económico cometen crímenes sólo para poder ingresar a la cárcel y tener algo estable para comer, beber y dormir. Palito para la clase política española. El estadio del Aleti está siendo demolido por lo que se supone son faltas de resultados positivos. Palito para el club. Por otro lado la sociedad se ha vuelto más sustentable y respetuosa de la condición humana, lo cual desconcierta a Torrente que no entiende porque hay tanta mojigatería.
Al salir de la cárcel y percatarse de cómo ha cambiado todo, nuestro policía corrupto decide hacerse aún más corrupto y planear un robo al estilo "La Gran Estafa" (pero mucho más berreta y divertido) al casino de Eurovegas. Para esto se pone en contacto con un antiguo compañero de prisión norteamericano llamado John Marshall, interpretado por Alec Baldwin, sí, sí, el mismísimo.
La película sigue la línea de las entregas anteriores, con muchos gags políticamente incorrectos acerca de la prostitución, el consumo de drogas, el racismo, el trabajo infantil, la discapacidades motrices y podría seguir y seguir. Algunos de ellos son bastante efectivos y provocan la escapada de algunas carcajadas mientras que otros parecen demasiado guionados y se pierden un poco, sobre todo para el público no español que no está familiarizado con algunas cuestiones culturales de ellos.
El humor es negro y ácido, no apto para personas irritables por chistes políticamente incorrectos. Torrente es racista, es asqueroso, es misógino, es fascista, es traicionero y es un reflejo de los defectos que tenemos algunas veces todos, pero condensados en su persona. 
Torrente 5 es todo Santiago Segura, con el acompañamiento correcto de otros cómicos y cameos de algunos personajes famosos, pero en esencia sin Segura no funcionaría para nada la franquicia. Ya se empieza a notar un poco el cansancio de los espectadores, por lo que debería haber un cambio drástico para la secuela o directamente hacer un cierre de las aventuras de Torrente.
Como conclusión diría que aún le quedan algunos trucos bajo la manda a Segura, pero se nota que la fórmula está empezando a agotarse. Para los seguidores de Torrente, esta secuela es divertida y cumplirá con su cometido. Para los no seguidores, les puede resultar una comedia ácida entretenida aunque lo mejor sería ver aunque sea la primera para entender un poco de que va la franquicia. Una perlita, el personaje de Ricardito (Carlos Areces)... Los va a hacer reír muchísimo.


9 de nov. de 2014

Los Boxtrolls: ¡Larga vida a las cajas!

* * * *   MUY BUENA

Si uno espera encontrar en una animación un relato sólido plasmado elegantemente gracias a un trabajo visual prolijo que lo hace disfrutable tanto para el público infantil como el adulto, creo que esta cinta da en el blanco; sin dudas. La productora responsable de cintas como “Coraline” (2009) y “Paranorman” (2012) viene a ofrecernos algo que Disney y Dreamworks, las reinas en la animación actual, no nos ha propuesto hasta el momento. Construir una animación en dosis justas de ternura, aventura, oscuridad y temor no es tarea fácil. Es por eso que “Los Boxtrolls” implica todo eso y más.
Nominada al Oscar 2015 en la categoría de Mejor Película de Animación, la trama se centra en una atípica ciudad basada en los privilegios de los habitantes adinerados que viven por y para sus quesos. Pero la seguridad de esos privilegios se acaba por las noches porque algo ronda las calles: unos horrorosos monstruos responsables del secuestro del pequeño hijo del inventor del pueblo y del robo del queso de la ciudad. Es así como el terror envuelve a los habitantes y los llamados “boxtrolls” son perseguidos para ser exterminados. Años después, dos niños demostrarán la verdadera historia de estos seres. Una trama sencilla, con giros inteligentes y diálogos bien delineados que cuenta con efectivos modos de llevarla a la pantalla.
Las voces de los jóvenes actores Isaac Hempstead-Wright (Bran en la serie de HBO “Game of Thrones”) y Elle Fanning junto a actores consagrados como Ben Kingsley y Toni Colette, dan vida a personajes entrañables como oscuros y malvados. La dulzura de los niños protagonistas y la maldad del antagónico hacen un juego de personajes interesantes que se desenvuelven en un ambiente que alterna la alegría de los días y el terror de las noches. Todo un acierto a la hora de armar los personajes. No olvido a los simpáticos “boxtrolls”, una delicia para disfrutar en sus intervenciones. Y es por ellos que creo que la película puede orientarse un poco más hacia el público adulto, sin dejar por esto de reconocer que es atractiva para los niños.
La animación cuenta con cierta singularidad porque utiliza la técnica tradicional del stop motion y la amalgama con nuevas técnicas digitales. Se nota en la particular construcción de los personajes y en el desarrollo de fondos recargados y suntuosos. Un trabajo más que impecable desde lo técnico que asegura su preponderancia gracias al uso del 3D. Una escena post-créditos muestra un poco la tarea de los animadores y es algo simpático de ver.
Siempre destaco el apartado musical, porque es algo que particularmente llama mi atención. Dario Marianelli, ganador del Oscar por “Expiación, Deseo y Pecado” (2008) compone una música que acompaña a la perfección la estética de tono clásico con destellos góticos. El compositor sabe resaltar cada secuencia y son tan agradables sus melodías alegres y lúgubres a los oídos que parecen tener vida propia. Otro punto que merece ser subrayado ya que es algo que no se consigue con facilidad.
Gran trabajo el realizado con “Los Boxtrolls”, con un resultado impecable y digno de ver. Realza un poco el género de animación y es un buen dato que otras productoras capten la atención de un público que busca siempre la novedad que marque la diferencia.

Crítica realizada por Leo Arce.


3 de nov. de 2014

Interestelar: La dimensión Nolan


* * * *   MUY BUENA

Nuevo y esperado trabajo del director Christopher Nolan ("Inception", "The Dark Knight") que llegó con mucha fuerza a las pantallas del mundo y la verdad es que no defraudó ni un poco a sus seguidores.
A modo de sinopsis les puedo decir que trata sobre un grupo de humanos (y algunos robots que se comen varias escenas) que forma parte de los últimos recursos de la NASA para salvar a la humanidad de extinguirse junto con el planeta Tierra, que de a poco está perdiendo su habitabilidad. En su intento por salvar a la población (parte de ella) viajarán interestelarmente a 3 destinos en distintas dimensiones para decidir cual es la mejor opción. Por supuesto en esos viajes pasarán algunos acontecimientos que no estaban previstos y deberán sortear los grandes obstáculos físicos y humanos que la empresa les requiere.
Si algo caracteriza a Nolan es su talento para ofrecernos historias distintas, originales, con una complejidad tan atractiva como cercana a la vida real. Por ejemplo con el Caballero de la Noche nos regaló un Batman bien bajado a tierra, sombrío y humano, con conflictos, un superhéroe que si bien nunca pierde su aura nos deja sentirnos un poco identificados con él. Lo mismo nos sucedía en "El gran truco" y "El Origen", donde se exploraba la psiquis humana en toda su complejidad, las cosas más lindas y las más feas que podemos tener. Con "Interestelar" nos sumerge en el vasto espacio exterior a través de la ciencia ficción, tocando temas como la física y la biología, por supuesto sin dejar de lado su constante exploración de la naturaleza humana.
Todo lo que sucede es interesante y original, testeando la naturaleza humana bajo presión, conectando a todos los protagonistas de la trama en relaciones complejas y presentando un clima constante de acción y aventura, todo con el tono adulto y oscuro que suele imprimir Nolan a sus trabajos. Hay quienes critican la factibilidad de algunos acontecimientos mostrados en el film y en algunas pocas ocasiones realmente se nota el descuido, pero en general, diría el 90% del metraje, todo está muy cuidado y no es totalmente factible si lo enfrentamos a leyes de la física y la astronomía, lo cual en realidad no es relevante para este tipo de entretenimiento. Estamos frente a una película, no un documental de la NASA.
Los actores están fantásticos, sobre todo McConaughey, Caine, Chastain y Damon. Nolan no sólo ensambla un elenco estelar, sino que también los dirige de manera magistral para funcionar como un verdadero equipo.
Una de las mejores propuestas cinematográficas del año sin dudas. Para disfrutar de una trama diferente, con vueltas de tuerca interesantes y actuaciones emotivas. Muy recomendable.


30 de oct. de 2014

Boyhood: Una oda al tiempo

* * * * *  EXCELENTE

Si algo no se le puede atribuir al director norteamericano Richard Linklater es ser funcional a la lógica narrativa de Hollywood. Ya se atrevió a ponernos en pantalla a dos jóvenes veinteañeros (Julie Delpy y Ethan Hawke) filosofando acerca de la vida y el amor en “Antes del Amanecer” (1995), “Antes del Atardecer” (2002) y “Antes de la Medianoche” (2013). Es de notar en esta imperdible trilogía la relevancia que Linklater le otorga a la variable “tiempo”. En tres películas, vemos a los mismos protagonistas cuyas vidas se fueron sedimentando a través de la experiencia recogida a lo largo del tiempo. Sin dudas que el director tiene una extraña relación con aquella variable y “Boyhood” (2014) es una muestra acabada de ese vínculo.
Más que loable es que una película oficie de continente de una experiencia cinematográfica capaz de capturar el tiempo de manera contundente y trascendental en aproximadamente 160 minutos. Porque eso es lo que “Boyhood” implica: una genuina experiencia reveladora, intensa, cautivadora y profundamente sencilla, que está siendo colocada en los máximos altares del séptimo arte mundial por parte del público y de la crítica. Filmar a cuatro actores por doce años (desde 2002 hasta 2013) y durante 39 días es una clara prueba del más sutil y conmovedor cine experimental que Linklater pudo proponer.
El espectador presencia la vida cotidiana de Mason (Ellar Coltrane), desde sus 6 años hasta los 18, quien junto a su hermana (Lorelei Linklater) debe convivir con las atribuladas decisiones de su madre (Patricia Arquette) y la particular vida bohemia e irresponsable de su padre (Ethan Hawke). Pero, ¿qué tiene de trascendental un relato que muestra el crecimiento de un niño y su hermana y el envejecimiento de sus padres? Es que la historia no se reduce a lo meramente biológico sino que trasciende lo singular.
Como en la trilogía de “Antes del ...”, esta cinta no presenta elementos narrativos ni otros recursos que provean de giros inesperados a la trama para que te vuele la cabeza. Es sencillamente una secuencia de situaciones cotidianas y hasta, por momentos, insignificantes, que gozan de una fuerza capaz de influenciar en la vida de los personajes. Es de esta manera que se armoniza la transformación física y emocional de nuestro protagonista (que va de ser un niño a un adolescente) con una historia que retrata a una madre que lucha contra las consecuencias de matrimonios frustrados en la búsqueda del bienestar para sus hijos y de su realización personal, y a un padre ausente e idealista que intenta con grandes dificultades generar un vínculo con sus hijos. Es por ello que la trama navega en las aguas de la dicotomía entre lo sencillo y lo magnifico. Y esto es así porque el director plasma una historia en donde la magnificencia se encuentra en los sencillos momentos que la vida ofrece. Sólo hay que tener una mirada atenta para poder descubrirlos.
Por otra parte, el tiempo conjuga aspectos sociales, políticos y afectivos al desnudar un período que alterna las consecuencias del atentado de las Torres Gemelas, la guerra de Irak, la elección de Barak Obama, el uso de la tecnología con un evento literario como fue la saga de Harry Potter y el impacto de la música de Britney Spears en la cultura norteamericana. En fin, el tiempo termina siendo un factor preponderante.
La naturalidad con la que Linklater impulsa la cinta es de una belleza incomparable. Uno comienza a ver la película y el correr de los minutos hace indetectable el transcurso del tiempo en los actores. Esto me hizo pensar lo siguiente: quién no ha escuchado alguna vez de una madre o de un padre decir respecto de sus hijos, ¿cómo crecen de rápido, no? Quienes lo son, seguramente entenderán la emotividad escondida detrás de esa frase. Los hijos crecen y nadie se detiene a pensar en el paso del tiempo. Quienes no lo son, lo experimentarán gracias a ese efecto que el director recrea en la cinta. Y eso es un mérito que no conoce límites. De lo mejor que he visto en este año.

Crítica realizada por Leonardo Arce.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...