12 de dic. de 2014

Grandes Héroes: El fuerte cóctel Disney-Marvel

* * * *   MUY BUENA

Llega la primera película nacida de la adquisición de Marvel por parte de la factoría Disney, y como no podía ser de otra manera, nos ofrece una historia de super héroes un tanto particulares. 
"Big Hero 6" es una película de animación muy buena y divertida que aborda cuestiones contemporáneas e interesantes de la vida como la muerte, la redención, la madurez, la venganza, la responsabilidad de los actos que cometemos y por supuesto la amistad. Este último elemento conforma el centro de la trama. La película nos habla sobre el poder de la amistad y su verdadero significado.
Todo tiene lugar en la ciudad futurista de San Fransokyo, una suerte de San Francisco estadounidense pero conquistada por la cultura japonesa. En ella viven Hiro y Tadashi, dos hermanos muy distintos pero que se quieren un montón. Ambos genios de la tecnología, luego de la muerte de sus padres, tomaron formas de ver la vida distintas. Hiro tomó un camino más pendenciero y se dedica a las apuestas de la lucha callejera de robots, mientras que Tadashi, el hermano más grande, es un sobresaliente alumno de un instituto de tecnología e inventos que está a la vanguardia en innovación y robótica. Este último, preocupado por el camino que está tomando su hermano menor le ofrece la oportunidad de ingresar al instituto y hacer algo mejor con su vida. Hiro acepta y todo parece marchar sobre ruedas hasta que un terrible accidente acaba con la vida de su hermano. Deprimido y lleno de furia, ha perdido nuevamente sus ganas de vivir hasta que por accidente conoce a Baymax, uno de los inventos de su hermano, que fue creado para socorrer a las personas que están en peligro o han sufrido algún tipo de afección física y psicológica.
La trama constantemente gira en torno a Hiro y su búsqueda de lugar en el mundo, pero para esto, necesita de la ayuda de Baymax y un grupo de amigos nerds de Tadashi. El robot y Hiro se hacen inseparables y este último aprende algunas lecciones sobre ser una persona de bien.
Lo mejor del film ,lejos, es el personaje de Baymax, un robot gordito que resulta divertido desde su aspecto físico hasta en su personalidad hiper inocente, pero sabia. El hecho de que sea gordo está tratado muy bien, siempre manteniendo la línea de lo correcto y sin ofrecer chistes ofensivos. A su vez, se nota que trataron de incorporar elementos del animé para atraer a un nuevo segmento. Sin ser una maravilla, logra su cometido y entretiene muchísimo dejando algunas buenas enseñanzas. La historia sobre el final presenta una vuelta de tuerca buena pero algo previsible.
En general es un producto muy bueno pero que no está por encima de "Rompe Ralph" y "Frozen".


20 de nov. de 2014

Sinsajo, parte 1: El poder de la codicia

* *     REGULAR

"Sinsajo parte 1" es una película regular, sí, como leen, es el resultado negativo de la codicia desmedida de un grupo de productores que quieren estrujar la naranja hasta que no le quede ni una sola gotita. Ya tuvimos otros antecedentes de sagas increíblemente rentables a las que se las manoseó y alargó de más con el único objetivo de acrecentar las ganancias; ejemplos de esto son "Crepúsculo", "Harry Potter" y hasta la reciente "El Hobbit". Nadie los puede culpar la verdad, después de todo son empresarios en busca de réditos económicos, pero sí podemos expresar nuestra insatisfacción ante tales manejos que atentan contra el arte y la dinámica de la historia. En cierta forma también es culpa nuestra, que aceptamos estos estiramientos y cuando se estrena algo como esta primera parte del cierre de una franquicia salimos todos corriendo a comprar la entrada anticipada, dándole la razón a la estrategia de negocios que pusieron en marcha los estudios. En fin, me gustaría que esto no siga sucediendo, pero para eso nosotros como espectadores debemos cambiar nuestra forma de responder.

Analizando puntualmente el film, acá sólo vamos a poder ver el preludio del desenlace, una anticipación de lo copado que vendrá en la segunda parte. Este primera parte de copada tiene muy poco, sólo la introducción de los nuevos personajes que cobrarán más relevancia en el cierre y la presencia en cámara de la talentosa Jennifer Lawrence, que inunda cada escena con su carisma característico. Lo demás es todo correcto, pero estirado como un chicle. Los que hayan leído los tres libros de Suzanne Collins sabrán que el tercero es el más flojito de todos, por lo cual la lógica de dividirlo en 2 partes es aún más contraproducente. 
En este preludio pasa muy poco. Lo que podremos ver es el proceso de Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence) convirtiéndose de a poco, y a fuerza de propaganda, en el sinsajo del pueblo, es decir, en el símbolo de la revolución latente. Eso es todo. Lo demás es bastante accesorio a excepción de alguna que otra batalla y la vuelta de rosca momentánea en el triángulo amoroso compuesto por Katniss, Peeta y Gale.
Los fans más acérrimos van a poder disfrutar de la presencia de sus personajes favoritos como Peeta (Josh Hutcherson), Gale (Liam Hemsworth), Haymitch (Woody Harrelson), Plutarch (Philip Seymour Hoffman), Effie (Elizabeth Banks) y el Presidente Snow (Donald Sutherland), haciendo poco y nada, pero en pantalla al fin y al cabo, y también disfrutarán con la incorporación de los nuevos como la Presidente Coin (Julianne Moore) y Cressida (Natalie Dormer) que tomarán mayor importancia en la segunda parte, para la cual debemos esperar ¡nada menos que 1 año!... Realmente una injusticia.
En conclusión, un film que de haber sido un solo cierre sin división, podría haber causado un mayor impacto cinematográfico convirtiéndose en un final de trilogía casi perfecto, pero en lugar de esto se tomó el camino de la rentabilidad y quedó arruinado, al menos esta primera parte. Una práctica que atenta contra la calidad de las historias llevadas al cine.



3 de nov. de 2014

Interestelar: La dimensión Nolan


* * * *   MUY BUENA

Nuevo y esperado trabajo del director Christopher Nolan ("Inception", "The Dark Knight") que llegó con mucha fuerza a las pantallas del mundo y la verdad es que no defraudó ni un poco a sus seguidores.
A modo de sinopsis les puedo decir que trata sobre un grupo de humanos (y algunos robots que se comen varias escenas) que forma parte de los últimos recursos de la NASA para salvar a la humanidad de extinguirse junto con el planeta Tierra, que de a poco está perdiendo su habitabilidad. En su intento por salvar a la población (parte de ella) viajarán interestelarmente a 3 destinos en distintas dimensiones para decidir cual es la mejor opción. Por supuesto en esos viajes pasarán algunos acontecimientos que no estaban previstos y deberán sortear los grandes obstáculos físicos y humanos que la empresa les requiere.
Si algo caracteriza a Nolan es su talento para ofrecernos historias distintas, originales, con una complejidad tan atractiva como cercana a la vida real. Por ejemplo con el Caballero de la Noche nos regaló un Batman bien bajado a tierra, sombrío y humano, con conflictos, un superhéroe que si bien nunca pierde su aura nos deja sentirnos un poco identificados con él. Lo mismo nos sucedía en "El gran truco" y "El Origen", donde se exploraba la psiquis humana en toda su complejidad, las cosas más lindas y las más feas que podemos tener. Con "Interestelar" nos sumerge en el vasto espacio exterior a través de la ciencia ficción, tocando temas como la física y la biología, por supuesto sin dejar de lado su constante exploración de la naturaleza humana.
Todo lo que sucede es interesante y original, testeando la naturaleza humana bajo presión, conectando a todos los protagonistas de la trama en relaciones complejas y presentando un clima constante de acción y aventura, todo con el tono adulto y oscuro que suele imprimir Nolan a sus trabajos. Hay quienes critican la factibilidad de algunos acontecimientos mostrados en el film y en algunas pocas ocasiones realmente se nota el descuido, pero en general, diría el 90% del metraje, todo está muy cuidado y no es totalmente factible si lo enfrentamos a leyes de la física y la astronomía, lo cual en realidad no es relevante para este tipo de entretenimiento. Estamos frente a una película, no un documental de la NASA.
Los actores están fantásticos, sobre todo McConaughey, Caine, Chastain y Damon. Nolan no sólo ensambla un elenco estelar, sino que también los dirige de manera magistral para funcionar como un verdadero equipo.
Una de las mejores propuestas cinematográficas del año sin dudas. Para disfrutar de una trama diferente, con vueltas de tuerca interesantes y actuaciones emotivas. Muy recomendable.


30 de oct. de 2014

Boyhood: Una oda al tiempo

* * * * *  EXCELENTE

Si algo no se le puede atribuir al director norteamericano Richard Linklater es ser funcional a la lógica narrativa de Hollywood. Ya se atrevió a ponernos en pantalla a dos jóvenes veinteañeros (Julie Delpy y Ethan Hawke) filosofando acerca de la vida y el amor en “Antes del Amanecer” (1995), “Antes del Atardecer” (2002) y “Antes de la Medianoche” (2013). Es de notar en esta imperdible trilogía la relevancia que Linklater le otorga a la variable “tiempo”. En tres películas, vemos a los mismos protagonistas cuyas vidas se fueron sedimentando a través de la experiencia recogida a lo largo del tiempo. Sin dudas que el director tiene una extraña relación con aquella variable y “Boyhood” (2014) es una muestra acabada de ese vínculo.
Más que loable es que una película oficie de continente de una experiencia cinematográfica capaz de capturar el tiempo de manera contundente y trascendental en aproximadamente 160 minutos. Porque eso es lo que “Boyhood” implica: una genuina experiencia reveladora, intensa, cautivadora y profundamente sencilla, que está siendo colocada en los máximos altares del séptimo arte mundial por parte del público y de la crítica. Filmar a cuatro actores por doce años (desde 2002 hasta 2013) y durante 39 días es una clara prueba del más sutil y conmovedor cine experimental que Linklater pudo proponer.
El espectador presencia la vida cotidiana de Mason (Ellar Coltrane), desde sus 6 años hasta los 18, quien junto a su hermana (Lorelei Linklater) debe convivir con las atribuladas decisiones de su madre (Patricia Arquette) y la particular vida bohemia e irresponsable de su padre (Ethan Hawke). Pero, ¿qué tiene de trascendental un relato que muestra el crecimiento de un niño y su hermana y el envejecimiento de sus padres? Es que la historia no se reduce a lo meramente biológico sino que trasciende lo singular.
Como en la trilogía de “Antes del ...”, esta cinta no presenta elementos narrativos ni otros recursos que provean de giros inesperados a la trama para que te vuele la cabeza. Es sencillamente una secuencia de situaciones cotidianas y hasta, por momentos, insignificantes, que gozan de una fuerza capaz de influenciar en la vida de los personajes. Es de esta manera que se armoniza la transformación física y emocional de nuestro protagonista (que va de ser un niño a un adolescente) con una historia que retrata a una madre que lucha contra las consecuencias de matrimonios frustrados en la búsqueda del bienestar para sus hijos y de su realización personal, y a un padre ausente e idealista que intenta con grandes dificultades generar un vínculo con sus hijos. Es por ello que la trama navega en las aguas de la dicotomía entre lo sencillo y lo magnifico. Y esto es así porque el director plasma una historia en donde la magnificencia se encuentra en los sencillos momentos que la vida ofrece. Sólo hay que tener una mirada atenta para poder descubrirlos.
Por otra parte, el tiempo conjuga aspectos sociales, políticos y afectivos al desnudar un período que alterna las consecuencias del atentado de las Torres Gemelas, la guerra de Irak, la elección de Barak Obama, el uso de la tecnología con un evento literario como fue la saga de Harry Potter y el impacto de la música de Britney Spears en la cultura norteamericana. En fin, el tiempo termina siendo un factor preponderante.
La naturalidad con la que Linklater impulsa la cinta es de una belleza incomparable. Uno comienza a ver la película y el correr de los minutos hace indetectable el transcurso del tiempo en los actores. Esto me hizo pensar lo siguiente: quién no ha escuchado alguna vez de una madre o de un padre decir respecto de sus hijos, ¿cómo crecen de rápido, no? Quienes lo son, seguramente entenderán la emotividad escondida detrás de esa frase. Los hijos crecen y nadie se detiene a pensar en el paso del tiempo. Quienes no lo son, lo experimentarán gracias a ese efecto que el director recrea en la cinta. Y eso es un mérito que no conoce límites. De lo mejor que he visto en este año.

Crítica realizada por Leonardo Arce.


24 de oct. de 2014

Annabelle: La muñeca que defraudó...

* *     REGULAR

"Annabelle" es el esperado spin off de la exitosa película de James Wan, "El Conjuro". La muñeca que tuvo sus 15 minutos de fama durante el metraje del film de Wan, consiguió el suficiente interés para ser producida y dirigida individualmente. Los resultados de calidad, lamentablemente no fueron los mismos.

La dirección de "Annabelle" recayó sobre John R. Leonetti, director de fotografía habitual de las pelis de Wan con el que hizo algunos buenos laburos. Como director de largometrajes no tiene la misma chapa que como cinematógrafo. Algunos de sus trabajos anteriores son las fallidas "El Efecto Mariposa 2" y "Mortal Kombat: Annihilation", dos productos realmente para el olvido. Con esta nueva película no hace tanta agua como con aquellas, pero tampoco logra sacar adelante un promesa que se perfilaba como uno de los blockbusters del verano.
Para empezar, la muñeca tiene un protagonismo débil, trucho. En toda la promoción se la mostró como eje central de la trama y la verdad es que eso cambia cuando uno ve el film completo. Entiendo que la muñeca de por sí sola no es la villana, sino que tiene un espíritu maligno que la posee, pero acá directamente la relegaron a un pedazo de madera con vestido que aparece cuando el demonio hace de las suyas... La que llamaba la atención en "El Conjuro" era la muñeca, no el demonio que la poseía. Así mismo, el demonio que cobra protagonismo por encima de Annabelle, tampoco es lo suficientemente interesante como para hipnotizar al espectador. En el metraje no se explica casi nada sobre su origen y personalidad, simplemente se limitan a mostrarlo como una entidad del mal, de las cuales hemos visto hasta el hartazgo en la gran pantalla. Mucho mejor hubiera sido profundizar sobre quien era el espíritu maligno y crear una conexión más fuerte entre el personaje y el público.
Por último, los recursos para asustar utilizados por Leonetti no son de lo más creativos. Ruidos intensos que aparecen de la nada, voces en off susurrando, mobiliario que se abre y cierra solo... eso ya se ha visto. Los únicos momentos para resaltar son dos a mi criterio. Una es la secuencia en la que la protagonista intenta bajar en el ascensor reiteradas veces y no lo consigue, lo que realmente me generó una sensación de desesperación e impotencia; y la otra es cuando el matrimonio es ataco en su casa al principio del film.
En general, no es un buen producto. No es un desastre como otros exponentes del género como "Actividad Paranormal" o "El último exorcismo 2", pero claramente no logra transmitir ni el miedo ni la conexión que sí se logró con "El Conjuro".


19 de oct. de 2014

El justiciero: Denzel a pleno

* * * *   MUY BUENA

"El justiciero" vuelve a juntar al que ya podemos decir es una leyenda del cine, Denzel Washington ("Hombre en llamas", "Día de entrenamiento") con el director de acción pensilvano Antoine Fuqua ("Día de entrenamiento", "El Tirador") para deleitarnos con 132 minutos de una historia de muchas peleas a puño limpio y armas varias.
La película es la adaptación al cine de una serie de televisión de los 80s que duró unas 4 temporadas. La misma trataba sobre un ex agente de inteligencia que se dedicaba a ayudar a gente de clase trabajadora que era damnificada por actos de corrupción. En este nuevo film de Fuqua, Denzel es ese justiciero.
Particularmente recomiendo a los que no vieron la serie, no verla antes del film, ya que de esa manera la trama les resultará un poco más misteriosa y sorpresiva. Los que ya conocían la serie, no se van a sorprender más allá de la nueva carga de violencia que tiene la peli y el carisma que destila Denzel en pantalla. "The Equalizer" es todo Denzel, él es el protagonista absoluto y la verdad es que la sabe llevar como un duque. Historias sobre justicieros hemos visto muchas veces en cine, por lo cual la trama no nos ofrece algo totalmente original, pero la forma en que está producida y el picante que le mete el protagonista la convierte en un producto de entretenimiento espectacular. 
Todo va in crescendo, presentándonos al principio al justiciero como una persona retirada, buscando vivir en paz y que los demás puedan hacerlo también. En un bar al que va todas las noches a leer y tomarse un te que él mismo lleva, conoce a adolescente prostituta rusa (Cloë Moretz) que está en problemas. Al principio su ayuda se limita a darle consejos de vida, para que deje atrás la prostitución y siga su sueño de convertirse en cantante, pero cuando se entera de que la piba recibe una golpiza tremenda que la deja internada en el hospital, su ayuda va más allá y aparece el justiciero frío y despiadado que todos estamos esperando. ¿Quién no fantaseó con ser un paladín de la justicia áspero con habilidades de combate extraordinarias? Bueno, McCall, el personaje de Denzel, es esa fantasía que alguna vez hemos tenido. Se enfrenta a los corruptos y los pone en su lugar, primero dándole la oportunidad de tomar la decisión correcta y si no escarmientan, los limpia de la faz del planeta a puño limpio o usando armas caseras a lo MacGiver.
La trama no es fabulosa, debo admitirlo, ya que si bien mantiene aspectos de la personalidad de nuestro protagonista de manera misteriosa, la resolución del conflicto narrativo es previsible y casi no presenta vueltas de tuerca. Es lo que se ve desde el principio y nos damos bastante cuenta de cómo terminará todo.
En cuanto a aspectos técnicos, Fuqua hace un despliegue fabuloso de peleas, muy bien coreografiadas y tratadas con una elegancia que la pone por encima de otros exponentes del género.
Un verdadero blockbuster para disfrutar sin muchos prejuicios, dejándose llevar al mundo Denzel y delirar con peleas muy imaginativas.


16 de oct. de 2014

El dador de recuerdos: Gran historia se convierte en basura

* *     REGULAR

"The Giver" o "El dador de recuerdos" es una película basada en la famosa novela de la escritora Lois Lowry, una historia para lectores juveniles que se publicó bastante antes de "Los juegos del hambre", "Divergente" o "The Maze Runner". No he leído la novela confieso, pero por comentarios que me han llegado y otros que he leído en la web, es un muy buen libro que aborda de manera valiente temas sociales, políticos y tabúes. Para el año en que fue publicada, 1993, los temas polémicos como la eutanasia, no eran muy tratados en novelas para jóvenes lectores. Todo esto podría haber representado una ventaja total para la concepción del film y podría haberse producido de una manera que llegara para patear el tablero de las sagas juveniles en el cine, pero en lugar de esto se dejaron manipular por los cánones de lo que supuestamente debe mostrar una obra de este tipo en pantalla y nos ofrecieron una adaptación tonta y aburrida, donde las temáticas interesantes quedan totalmente desabridas y dan rienda suelta a la cursilería al mejor estilo "Crepúsculo".

Es increíble como la mentalidad comercial errónea de algunas personas en la cúspide de grandes estudios cinematográficos puede llevar una buena historia al fracaso absoluto. Se pretendía que fuera la nueva Juegos del Hambre, pero en cambio han conseguido que peligre al continuidad de la saga. El presupuesto que destinaron a la producción fue de unos 25 millones de dólares, muy poco si se tiene en cuenta que su reparto incluye nombres como Jeff Bridges y Meryl Streep. Así y todo, no supieron aprovechar la oportunidad y ambos actores cumplen con sus roles pero quedan deslucidos ante un guión básico que se concentra más en las sensaciones del personaje protagonista que en la trascendencia de la crítica social que hace el relato.
Poca acción, poco suspenso, poca aventura, mucho momento meloso, sobre todo entre la pareja protagonista compuesta por Brenton Thwaites ("Oculus") y Odeya Rush ("We are what we are"), cuyo carisma fue muy débil.
Una película chata, con pocas pretensiones que deja la sensación de haber perdido dinero en la entrada al cine. No la recomiendo.



13 de oct. de 2014

Drácula: El anti héroe de Transylvania

* * *      BUENA

"Dracula Untold" fue una grata sorpresa, ya que como la mayoría de los espectadores tenía cero expectativas con respecto a otra película sobre el icónico personaje. La mayoría de los últimos trabajos que se llevaron a la gran pantalla sobre Dracula y los vampiros eran realmente deprimentes como "Dracula 3D", "Van Helsing", "La reina de los condenados" y ni hablar de la saga "Crepúsculo", por lo que estaba bastante descreído sobre otra adaptación del vampiro más famoso del mundo. ¡Ojo!, tampoco es una joya del cine, pero es muy entretenida y está bien realizada.
Para empezar es atractiva la vuelta de tuerca que decidieron darle al personaje hacia monstruo/héroe, es decir, un tipo que se convirtió al lado oscuro pero por una buena razón como proteger a su familia y pueblo de una masacre segura en manos de los turcos. Para esto se va en busca del demonio que vive en la montaña y le vende su alma. Es un concepto nuevo, que no habíamos visto en la gran pantalla y está bien desarrollado.
Los actores cumplen bien sus roles, Luke Evans como Dracula, Sarah Gadon como Mirena, Dominic Cooper como el villano Mehmed y Charles Dance como el vampiro supremo, pero no maravillan. Está bien, los productores no estaban pensando mandarse la nueva Bram Stoker's Dracula, pero creo que podrían haberse jugado con alguna cara más estelar, sobretodo con una historia sólida entre manos.
En al apartado de los aspectos técnicos creo que en general se hizo también un muy buen trabajo aunque por momentos de abusó un poco del uso de CGI. Hay muy buenas secuencias de acción en las que su uso era necesario, pero por momentos de utiliza en otras en las que se podría haber resuelto de otra manera.
El cierre de la historia es bueno y conecta con la implacable búsqueda de su amor a través del tiempo, algo que se explotó también en el film de Francis Ford Coppola, pero a la vez, ya sobre el último, da la sensación de un cierre con ganas de secuela sacada de manual, lo que siempre resulta un tanto molesto.
Un entretenimiento que nos muestra un historia distinta de un personaje mítico del cine, con un buena construcción de la trama, secuencias de acción de calidad y una producción que si bien tuvo un presupuesto medio (u$s70.000.000) se las arregló para parecer mucho más cara. Recomendable para divertirse un rato con cine de acción.



10 de oct. de 2014

Magia a la luz de la luna: Nos dio la luna; nos debe la magia

* * *      BUENA

Que esta cinta tiene el inconfundible sello de Woody Allen es innegable. Que contiene todos los elementos característicos de su prolífica filmografía también es innegable. Que estamos ante una nueva obra maestra del director neoyorquino, lo dudo mucho. Habituados a ver una película suya estrenarse por año, y recordando que en menos de un lustro nos ha regalado delicias como “Medianoche en París” (2011) y “Blue Jasmine” (2013), el mismo Woody mantiene su propia vara tan en alto que las expectativas que generan sus películas siempre son elevadas.
En “Magia a la luz de la luna” plantea una serie de relaciones: la mente vs. la magia; la ciencia vs. la religión; el racionalismo vs. el espiritualismo; lo objetivo vs. lo subjetivo. Con este mochila filosófica, uno esperaría de Allen una historia atrapante plasmada con un sutil tono de comedia. La comedia fresca y liviana está, pero no así la historia atrapante. Con esto no quiero decir que sea un bodrio, sino todo lo contrario: es una invitación a la reflexión filosófica a través de una buena historia, pero que no se cuela entre sus grandes obras.
Ambientada en la década de 1920 en la costa azul francesa, la trama nos presenta a Stanley (Colin Firth), un famoso ilusionista trabajando en Berlín. Un antiguo colega suyo le solicita que desenmascare a Sophie (Emma Stone), una bella médium que vive junto a una acaudalada familia aristócrata norteamericana. Cuando Stanley vea los prodigios que Sophie puede realizar, intentará tamizar todo a través de su racionalidad, en donde el mundo espiritual puesto de manifiesto por la muchacha no tienen cabida. Es así como sus esquemas filosóficos y su corazón comenzarán a sucumbir ante la joven.
Tras idas y venidas, y como un intrépido Sherlock Holmes, nuestro protagonista encuentra una explicación racional a todo lo que ha observado. Pero termina descubriendo que la racionalidad no se aplica a las cuestiones del corazón, y eso le hiere su orgullo. Y es aquí donde encontramos explícitamente la mano de Woody, dejando al descubierto su propia visión de la vida: que la felicidad no forma parte del estado natural del hombre. Para reflexionar en casa.
El jazz infaltable y un diseño de producción y de vestuario impecable que se realza con un potente trabajo de fotografía que habla por sí mismo, constituyen un marco perfecto para el desarrollo de esta historia en la que Colin y Emma logran una combinación envidiable desde lo actoral. Todo está perfectamente medido y eso se nota en la pantalla.
Hasta ahora todo encaja a la perfección, a no ser por la ausencia de ese condimento que Woody le añade a sus libretos: ese “no se qué” que me resulta tan difícil de describir, pero que aquellos que han visto algo de sus obras sabrán entender a lo que me refiero. Quizás un giro aquí o allá en la historia y la eliminación de algunas escenas hubiese sido más que suficiente para airearla un poco. No está mal, pero en mi humilde opinión eso bastaba para calificarla como “muy buena”. Pero de que la recomiendo, nuevamente también eso es innegable.

Crítica de Leonardo Arce.


9 de oct. de 2014

El Juez: Melodrama judicial

* * *      BUENA

"El Juez" es un melodrama familiar, sí, es eso. No es un thriller, no es un drama judicial, es la historia de un padre y un hijo que se llevan pésimo pero se quieren. Dejo esto en claro porque muchas personas me comentaron que se sorprendieron, algunos para mal, con el tipo de género que presenta la peli.
En cuanto a la trama, el film trata sobre Hank Palmer (Robert Downey Jr.), un abogado exitoso pero sin escrúpulos que se ve forzado a volver a su pueblo natal por la muerte de su madre. Allí se encuentra con sus familia, con la cual tiene un pésima relación por heridas del pasado que no fueron superadas. Acá comienza una historia al mejor estilo novela de Pol-Ka, en la que nos exponen a un juego de humor y drama para desbaratar la compostura y terminar llorando y riendo al mismo tiempo. Sí, tiene algunos golpes bien bajos y hay secuencias que se notan están creadas 100% para emocionar al espectador. Por este tipo de recursos utilizados, le bajo puntos a la propuesta. En el cine se debe ser muy cuidadoso de exhibir algo que emocione al espectador, ya que esto tendría que mostrarse de una forma bien natural y no forzada, donde se note justamente lo contrario de algo artificial pensado con el único fin de desarmarlo. Sino pongamos niños con enfermedades terminales y riendo en el hospital mientras se van muriendo de a uno y listo. La interacción de Downey Jr. y Duvall (el padre en la ficción) es magnífica y deberían haberse centrado en esto, no en ponerlo al último en el rol de viejito debilitado mostrando las miserias de la vejez para despertar la catarata de lágrimas. Si se fijan bien, el film es todo ellos dos, los protagonistas máximos de esta historia cuya carisma rebalsa los límites de lo habitual. Downey Jr. está fabuloso en un rol que le sienta como anillo al dedo, el tipo engreído y ácido pero de buen corazón en el fondo. Duvall hace gala de su carácter de tipo fuerte y nos muestra a la vez una faceta más frágil de su personalidad desplegando toda su experiencia. El reparto compuesto por Vera Farmiga, Billy Bob Thornton, Vincent D'Onofrio, Dax Shepard y Jeremy Strong acompaña bien al dúo dinámico. El punto más fuerte de esta propuesta está acá, en los intérpretes y sus laburos.
Otra cuestión que por momentos se vuelve interesante es el juego judicial, involucrando al espectador en los procesos y dándole lugar a que se anticipe a adivinar qué rumbo va tomando la historia.
En general se puede decir que "El Juez" es un buen entretenimiento, con puntos muy fuertes en lo que a interpretaciones se refiere y un tratamiento divertido de la escena judicial norteamericana. Lo que la tira abajo es el melodrama excesivo exhibido por momentos, lo que la da un aura de film televisivo de los que presenta Virginia Lago en canal 12 por la siesta. Más allá de esto último, se puede disfrutar bastante.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...