18 de sept. de 2014

Maze Runner, correr o morir: El laberinto de la muerte

* * *      BUENA

"The Maze Runner" es una nueva película basada en una saga para jóvenes adultos al estilo "Los Juegos del Hambre" o "Divergente". Debo decir que le tenía cero confianza y realmente pensé que iba a ser un fiasco, pero la verdad es que terminó resultando bastante entretenida y me pareció muy bien realizada.
No conozco las novelas, o mejor dicho, no las he leído, pero parece que la historia de fondo es interesante o al menos te mantiene expectante.
La trama nos presenta al protagonista, Thomas (Dylan O'Brien), aunque gran parte de la película no sabemos que ese es su nombre ya que se despierta sin recordar quien es. Cuando abre los ojos se encuentra con un grupo de jóvenes increpándolo acerca de quien es y si recuerda algo de antes de despertar, pero él no tiene idea de lo que ha pasado o donde está. Cuando se incorpora al grupo, se da cuenta de que está un lugar muy extraño rodeado por muros laberínticos que se abren y cierran cada cierto período de tiempo. Los demás jóvenes llaman al lugar El Área. Un campamento donde vive un gran número de adolescentes, que al igual que Thomas, no recuerdan cómo llegaron ahí. A medida que van pasando los días, nuestro protagonista cae en la cuenta de que están presos en ese lugar y que la única manera de escapar es a través del intrincado laberinto que está después de los muros, algo que por supuesto nadie ha logrado superar hasta el momento.
Todo lo que sigue está centrado en cómo Thomas trata de encontrar una salida para él y todos sus involuntarios compañeros de campamento, con todos los peligros que esta empresa implica.
En sí "The Maze Runner" es un entretenimiento de aventuras adolescente con toques de drama para adultos y un buen tratamiento de la violencia, sin endulzar demasiado los momentos de tensión como lo harían otras sagas juveniles como la ya mencionada "Divergente" o "Twilight". En el film hay muertes y algunas no son muy tranquilas que digamos. Este enfoque me pareció valioso, sobre todo en estos tiempos en los que muchas historias cinematográficas son censuradas por los productores para poder llegar a un público más familiar. Otra cuestión positiva me pareció el manejo del suspenso y la intriga. Los acontecimientos que se van sucediendo atrapan y mantienen atento al espectador pero a su vez le van revelando con cuenta gotas el trasfondo de la historia que se le está exhibiendo. No se si les pasó lo mismo, pero al final del metraje pude sacar bastante pocas conclusiones acerca de lo que estaba pasando. Hay algunas vueltas de tuerca interesantes relacionadas con el estudio del comportamiento humano que espero se amplíen en las secuelas futuras.
En el reparto van a poder encontrar algunas caras conocidas como Thomas Brodie-Sangster, el ex niño enamorado en "Love Actually" y actual personaje de la serie "Juego de Tronos", Will Poulter, el joven comediante de "We're the Millers" que acá se pone bastante más serio, y Kaya Scodelario, futura protagonista femenina de la quinta parte de "Piratas del Caribe". En general todos hacen un buen trabajo y llevan con gran profesionalismo el film.
Una propuesta entretenida que mantiene en vilo durante los 113 minutos que dura y deja al espectador con muchas ganas de seguir ahondando en este mundo de jóvenes oprimidos que busca sobrevivir a una peligroso cautiverio.



11 de sept. de 2014

Sin City 2, una mujer para matar o morir: Power a medias

* * *      BUENA

"Sin City: A dame to kill for" es el esperado regreso de la dupla Frank Miller-Robert Rodriguez. Mucho se habló de esta secuela durante años, pero la verdad es que se fue atrasando, generó altas expectativas y hasta cansó un poco con tanta dilación. Es por esto que cuando se anunció su estreno, los fans saltaron en una pata pero muchos de ellos ya se encontraban un tanto desgastados y estaban esperando la gran nueva peli-cómic del siglo 21. Esto no ayudó, ya que si bien esta secuela es buena en varios aspectos, no llega a ser tan icónica como la "Sin City" original, lo que produjo que varios espectadores la calificaran de decadente y hasta aburrida.
Si hablamos de factura técnica, esta nueva entrega es mejor que su predecesora y es lo lógico. Se afinaron aspectos estéticos y la ciudad más violenta de los cómics toma un nuevo protagonismo. Tanto lo visual como lo sonoro se destacan y dan vida, de una manera tan particular, a un cómic gráfico famoso. Los desenlaces violentos y los personajes bizarros abundan nuevamente, algo que de seguro el público considera ya a esta altura un "must".
El problema del que renegarán muchos tiene que ver con el guión. En esta ocasión Rodriguez presenta 4 historias que de alguna manera se entrelazan, pero que no generan el mismo interés que en la primera entrega. Algunas de estas historias siguen el hilo de la película original, como si fuera una secuela de lo sucedido, lo que en varios seguidores puede generar un poco de tedio. Por ejemplo, la historia más floja según mi opinión es la que protagoniza Jessica Alba, en la cual busca vengarse del senador Roark por haberle hecho perder al amor de su vida. La historia de continuación es más boba, superficial y con un ritmo que llega a cansar por momentos. Por el contrario, la historia que protagonizan Eva Green y Josh Brolin es bastante más interesante y cuenta con el factor "novedad" que no tiene el de Alba. Estos altibajos entre un relato y otro hacen que la propuesta en general no sea del todo efectiva. Te enganchás a full por momentos y en otros estás viendo el reloj para chequear cuanto falta para que finalice el film.
Creo que a los que disfrutaron muchísimo la primera película, esta segunda les va a parecer un entretenimiento aceptable, con algunas buenas secuencias y el despliegue del gran talento de su gran cast destacándose Brolin, Rourke y Green, aunque claramente van a señalarla como un producto menor, menos efectivo que el anterior. Los que nunca vieron "Sin City" o no oyeron hablar del cómic, puede que se sorprendan un poco más y se enganchen o que directamente no entiendan mucho sobre el background de los personajes y se aburran. Depende de las ganas de prestar atención que tengan.
Un entretenimiento que logra entrar dentro de lo aceptable por poco. Si llegaran a hacer un cierre como trilogía, Rodriguez deberá cambiar el enfoque y ofrecer algo más profundo y original. 


6 de sept. de 2014

Un viaje de diez metros: Cocinando con Helen Mirren

* * *      BUENA

"Un viaje de diez metros" es una de esas películas positivas, buena onda, a las que les suele ir bastante mal en taquilla. El caso de este film no fue negativo pero tampoco logró una recaudación demasiado alta, en parte por la poca promoción que tuvo y por no contar con un cast más famoso que atrajera más público previo a su estreno. Pero la pregunta es, ¿la trama realmente daba para invertir en un presupuesto más abultado y poner más caras conocidas? la jugada sería un tanto más arriesgada. Personalmente creo que no, que fue una sabia decisión mantener el presupuesto de contratación bajo y poner foco en otras cuestiones técnicas como la fotografía, que es realmente muy buena. La trama es bastante trillada, con algunos elementos superficiales que no la ayudan a tomar demasiado vuelo cinematográfico, pero así y todo el film logra salir airoso y entretener a los espectadores, aunque nunca hubiera podido posicionarse como un film trascendente.
La historia nos presenta a una familia de la India, que luego de sufrir las injusticias de la pelea de etnias en ese país (gol para el occidentalismo), viaja a Francia en busca de una nueva vida. Al llegar al pintoresco pueblo sureño Saint-Antonin-Noble-Val, la familia compra un viejo edificio e inaugura La Maison Mumbai, un local de comida típica de la India en el que brilla Hassan (Manish Dayal), uno de los hijos del patriarca indio. Este joven, posee una habilidad exquisita para cocinar y sueña con convertirse en un reconocido chef a nivel mundial. Lo que la familia no se da cuenta es que se han instalado frente al Le Saule Pleureur, restaurante propiedad de Madame Mallory (Helen Mirren), una amargada y ambiciosa mujer que les hará la vida imposible para que abandonen el emprendimiento. En el medio de la guerra culinaria, el espíritu bondadoso de Hassan logrará acercarlos, enamorará a la ayudante de cocina de Le Saule, Margueritte (Charlotte Le Bon),  y conseguirá la oportunidad con la que había soñado toda su vida. ¿Les suena? Como pueden leer en esta sinopsis, se trata de una película con foco en la superación personal, la amistad y el amor, algo que ya se ha visto. Lo positivo es que no llega a ser tan cursi como otros exponentes de este subgénero y mantiene una línea que entretiene y maravilla con la fotografía. Buenas labores generales del cast, destacándose la grosa de Helen Mirren que sube la categoría. Lo negativo es que no aporta nada nuevo y sigue explotando el concepto de pobre tipo de oriente que llega a occidente para lograr sus sueños. Otra cuestión que no estuvo buena tampoco, es la cantidad de cirugías faciales que se está haciendo Helen... No se arruine que va a quedar como la duquesa de Alba. 
Si se pueden dejar los prejuicios de lado y relajar la crítica política, se la puede disfrutar y pasar un buen rato.



4 de sept. de 2014

Hércules: Heracles el humano

* * *      BUENA

Llegó la esperada aventura del director Brett Ratner ("X-Men: Last Stand", "Rush Hour") y el actor Dwayne "The Rock" Johnson ("El Rey Escorpión", "Rápidos y Furiosos"), inspirada en el relato mitológico griego de Hércules. A priori, uno pensaría que puede llegar a ser un moco total, sobre todo por la elección del fortachón ex luchador profesional como protagonista absoluto de una de las historias más impresionantes y épicas de la historia, la cual le estaría quedado un poco grande al artista, pero el enfoque dado por el director y los guionistas le permiten salir airoso del desafío. 
Hay una vuelta de tuerca no revelada en los trailers promocionales y es que la historia toma tintes más humanos que los originales, más bajados a tierra por así decirlo. Lo bueno de esto es que rompe con la estructura que tienen los espectadores al ir a verla y les ofrece la misma acción que iban buscando, pero con algunos twists en la trama. Por ejemplo, en esta película no verán a un Hércules solitario como nos han mostrado la mayoría de las veces, sino que estará acompañado de un equipo de guerreros bastante particular que incluye nombres como Ian McShane ("Piratas del Caribe: Navegando aguas misteriosas") y Rufus Sewell ("Darkcity"). Por otra parte, la condición de semidiós de Hércules también es tratada de manera distinta, planteando a un héroe más bajado a tierra, que se puede identificar más fácil con el público. Se "explican" de cierta manera algunas de sus hazañas, lo cual resulta entretenido, aunque también le quita algo de magia al relato.
En general es bastante divertida, con buenos momentos de acción, algunas escenas a puro CGI para los locos de los efectos visuales y buena química de los actores en pantalla. Lo más flojo viene de la mano de la vuelta de tuerca sobre el final... desde el momento que vemos aparecer al "villano" ya sabemos que pasó algo raro y luego de 5 segundos de reflexión descubrimos cómo se va a desarrollar lo que viene. Acá hubo un claro descuido para encubrir el nudo o directamente lo revelaron de manera un tanto bruta. No es algo tan relevante para este tipo de film, pero es válido resaltarlo, sobre todo para aquellos que se enganchen demasiado con la historia. Otra cuestión que me resultó negativamente familiar, fue la estética por momentos a lo "Rey Escorpión"... quizás adrede para darle un aura más aventurero al film o quizás sólo porque el fortachón tomó algunos elementos de ese rol que interpretó anteriormente. Fuera de estos elementos, la producción sorprende para bien y cumple con su objetivo. No fue concebida para quedar en la memoria de los espectadores y seguramente será de ese tipo de trabajos que cuando los enganchamos en la TV nos ponemos a verlo nuevamente, pero al día ya nos olvidamos que lo hicimos. Entretenimiento efímero pero efectivo.



30 de ago. de 2014

Los Indestructibles 3: Devaluada viene la tercera

* *      REGULAR

"The Expendables 3" es el entretenimiento más flojo de los tres que se estrenaron. Si bien uno entiende por donde va la mano del concepto que explota Sylvester Stallone (revivir la acción clásica de los 80s y 90s con toques de comedia), en esta entrega se va de la línea que venía siguiendo y pretende deslizar un film más "moderno" y apto para todo público... GRAVE ERROR. El espectador que los bancó en las dos entregas anteriores no es el adolescente millennial de 13, 14 o 15 años que está acostumbrado al cine de acción descartable y soft, sino que son tipos de 30 a 40 años que querían ver a sus héroes de la juventud rompiendo huesos sin filtro y divirtiéndose con eso. Acá la violencia se censuró bastante más y en sustitución se pusieron más escenas de acción. No logra impactar de esta manera. Escenas de acción, piruetas varias y balas hemos visto hasta el cansancio. Lo que la hacía más interesante a esta saga era ver con más crudeza a nuestros ásperos héroes, rememorando sus famosos personajes anteriores y riéndose de eso. Acá se suavizó todo, perdiendo de cierta manera el alma de la franquicia. Por otro lado se incorporó a nuevos rostros en el equipo... esto tampoco salió del todo bien, ya que su intervención no deja con la boca abierta a nadie. Hay algunos momentos buenos de acción de estos nuevos personajes, pero en general la juegan de damiselas en peligro y eso no está muy bueno.
En cuanto al casting de los más veteranos, estuvo muy bueno que incorporaran a grosos de la acción como Mel Gibson, Harrison Ford, Kelsey Grammer y Wesley Snipes, pero la verdad es que se los desaprovecha bastante y eso es un pecado. Personalmente no lo hubiera incluido a Antonio Banderas. No tengo nada contra él, pero me parece que queda colgado en este equipo.
Los elementos de camaradería y amistad siguen intactos, con algunos buenos gagas, lo que hace que la película no termine siendo un desastre.
Un entretenimiento devaluado que sólo gustará a fans incondicionales de la franquicia y decepcionará a los que tienen un poco más de ojo crítico.


28 de ago. de 2014

Nuestro video prohibido: La comedia inocente que quería ser zarpada...

* *       REGULAR

"Sex Tape", del director Jake Kasdan ("Bad Teacher", "Walk Hard"), fue un película rodeada de problemas y supuestamente perjudicada por una campaña de desacreditación por parte grupos de conservadores y algunas distribuidoras que se negaban a vender el proyecto por su título y temática... ¿realmente la vieron a la película antes de hacer tanto lío? Porque de zafado o contenido sexual tiene poco y nada. De hecho, para la temática que aborda, es bastante floja.
Habría que ver si realmente los débiles resultados de recaudación tienen alguna relación con el título, del cual decían que alejaba del cine a las familias y "confundía" a cierto público que quería ir a ver la nueva comedia romántica de Cameron Díaz, pero la verdad lo dudo mucho.
Para empezar, si bien la película no tiene escenas realmente fuertes, su trama es sobre un matrimonio que decide hacer un video porno casero, o sea que de entrada "la familia", dígase con hijos menores de edad, no es el público objetivo, o al menos no debería serlo. El público adulto que sí fue a verla y se esperaba una buena trama y al menos alguna escena hot de la Díaz, se decepcionó porque no consiguió ninguna de las dos. Lo más divertido que pueden encontrar es una escena de manual humorístico con un perro y lo más caliente puede llegar a ser ver a los protagonistas desnudos de atrás y haciendo algunos movimientos que simulan sexo. Eso es todo. Nota al margen: Las tomas de atrás de ambos actores son cero sexies.
La comedia no funciona en primer lugar desde el guión. Comienza de manera dinámica, mostrándonos como se conocieron Cameron Díaz y Jason Segel y luego como su relación se vuelve una fogosa sucesión de garches en los lugares más variados como una plaza pública, una biblioteca o un auto. Luego nos muestran a la pareja ya casada y con hijos en la rutina diaria de ser padres. Una noche de festejo, deciden dejar a los niños con sus abuelos y celebrar juntos como lo hacían antes, teniendo sexo como cachondos adolescentes, por lo cual a ella se le ocurre filmarse haciendo todas las posiciones de un libro sexual. Hasta acá venimos más o menos bien, pero cuando comienza el nudo de la trama es cuando todo se vuelve cada vez más tonto y bizarro. Por error, el video se autoenvía a todos los contactos a los que Segel les regaló iPads que ya no usaba, algo que parece demasiado generoso y muy de primer mundo, hasta para USA. Cuando la pareja se da cuenta, comienza la búsqueda desenfrenada para evitar que el video se viralice y el atractivo del film comienza a caer estrepitosamente. Los guionistas largan una sucesión interminable de chistes pocos divertidos, situaciones que pretenden ser bizarras y sólo terminan siendo ridículas y un villano al que no le dio el cuero para su rol. La resolución de la trama es demasiado simple e inverosímil, con un final que pretendió ponerle la cereza al postre y sólo puso de manifiesto que lo único zarpado del film era su título. Todos hablan de la química de Cameron Díaz y Jason Segel como pareja y la verdad es que por separado son buenos profesionales, pero yo no vi nada sexy ni una interacción que me resultara muy atractiva. No la recomiendo.



26 de ago. de 2014

El Cazador: Letargo apocalíptico

* *      REGULAR

"The Rover" o "El cazador", como se conoció en nuestro país, es una propuesta que mezcla varios sub géneros del cine como el western, el road movie, el cine apocalíptico, el thriller y el drama, todo bajo un manto de espíritu independiente y reflexivo. Este último dato no es menor, ya que muchas personas pueden confundirse y pensar que están yendo a ver un preludio de la inminente "Mad Max" y la verdad es que esta película dista mucho de ese tipo de cine. Su narración no es de tipo mainstream, ni lo es su dinámica de filmación, de hecho es un film con aura festivalera, de esas que al espectador común suelen parecerle tediosas y sin sentido. 
En esta ocasión, voy a coincidir con el espectador promedio en el calificativo de "tediosa" y voy a sumarle algunas cuestiones más.
Si hablamos de la trama, claramente la propuesta tiene un sentido y está logrado en algunos aspectos. Por ejemplo la sensación de desolación y desesperación que nos quiere transmitir el director David Michod ("Animal Kingdom"), se logra. El espectador puede vivir el letargo que tienen los protagonistas e incluso sentir un poco de la desesperación que viven los mismos en pantalla ante la desolación de un mundo que se fue al tacho, pero esta desesperación se mezcla con otra, no buscada de forma adrede por el director, que es la sensación de ver que el metraje pasa y la resolución del nudo avanza hacia un final predecible y poco trascendente. Si la película se concibió para ganar algunos puntos con el público festivalero, más habituado al cine de autor, lo logró. Si la intención era además encantar a una gran parte del público que asiste a los cines, no logró entablar empatía y su dinámica lenta y monótona se pasa de rosca. Se puede hacer cine de autor y lograr mejores resultados con el público.
Para que se ubiquen en la trama, les va una pequeña sinopsis. El mundo a colapsado económicamente y han pasado ya 10 años de estos acontecimientos. La historia nos sitúa en Australia, un lugar violento que ha albergado a inmigrantes tratando de sobrevivir a la debacle. En este contexto, nos presenta a Eric (Guy Pearce), un tipo dejado, deprimido y casi robótico que para a tomar un trago en un bar karaoke oriental bien bizarro. Un grupo de delincuentes que venía escapando vaya a saber uno de que, roba su auto y se da a la fuga, despertando en el protagonista una furia determinada a recuperar su vehículo como sea. En el camino se topa con Rey (Robert Pattinson), el hermano con problemas mentales de uno de los delincuentes que fue abandonado durante un robo. Entre ellos se forma una extraña sociedad para recuperar el auto, Eric, y para vengarse de su hermano, Rey, por haberlo abandonado en el lugar de los hechos.
Para rescatar, los trabajos interpretativos de Guy Pearce ("Memento") y Robert Pattinson ("Cosmópolis"), que conforman una pareja despareja con algunos momentos de alta actuación. Otra cuestión también muy bien lograda, tiene que ver con la fotografía de la producción, que logra transmitir a través de sus planos el lugar inhóspito y agresivo en el que se convirtió el mundo.
En general, la propuesta no aporta nada nuevo en ninguno de los sub géneros que transita, se pasa de lenta y reflexiva pensando muy poco en el espectador promedio, presenta un visión muy violenta del mundo sin ahondar en el contexto que lo llevó a caer en ese estado y el final resulta bastante predecible.
Una propuesta más pensada para la persona interesada en el proceso de la misma y no tanto en el resultado final.


21 de ago. de 2014

Relatos Salvajes: Sociedad Furia

* * * *   MUY BUENA

"Relatos Salvajes" de Damián Szifrón ("Tiempo de valientes", "El fondo del mar") generó muchas expectativas desde su promoción y la verdad es que no defraudó ni un poquito. El joven director vuelve a la carga con mucha fuerza y nos ofrece 6 cortos distintos pero a la vez entrelazados y atravesados por la violencia que tenemos los argentinos en el adn de nuestra sociedad. 
¿Por qué es tan grosa esta película y gustó tanto a los argentinos? Porque funciona como un espejo cómico, directo y sincero de la furia que se viene enquistando y manifestando en nuestra sociedad como consecuencia de la vorágine del día a día, el deterioro de la instituciones y la pérdida de valores. "Relatos Salvajes" nos muestra a nosotros mismos, un tanto exagerados, en distintos personajes que pasan por situaciones extremas, que hacen estallar su lado más violento. Los acontecimientos son tan cotidianos, tan cercanos a lo que nos sucede día a día, que casi no hay manera de no sentirse identificado con alguna de sus historias, que debo decir, son bastante originales y de lo más variadas.
El primer relato de todos protagonizado por Darío Grandinetti, "Pasternak", ya nos marca la dinámica de lo que va a venir. Historias comunes marcadas por hechos de violencia extrema mostradas en clave de comedia negra (negrísima) y bizarra, bien como nos gusta a los argentinos. Uno de los productores fue el mismísimo Pedro Almodóvar ("La piel que habito", "Hable con ella"). Su manto de bizarreada humana se puede apreciar en los 6 cortos de Szifrón.
Los demás relatos por orden de aparición son "Las ratas" (Rita Cortese y Julieta Zylberberg), "El más fuerte" (Leonardo Sbaraglia y Walter Donado), "Bombita" (Ricardo Darín y Nancy Dupláa), "La propuesta" (Oscar Martinez y Osmar Núñez) y "Hasta que la muerte nos separe" (Erica Rivas y Darío Gentile). Personalmente creo que los mejores son los tres últimos relatos, destacándose el final protagonizado por Rivas ("Casados con hijos") y Gentile ("Nini").
Entre todos, nos muestran la violencia que genera la diferencia extrema de clases sociales, la burocracia, la falta de solidaridad y el desencuentro con el otro. Nos muestran también los distintos tipos de violencia, verbal, física, intelectual, que hacen que este fenómeno crezca a pasos agigantados, no sólo en la sociedad argentina, sino en muchos otros país del mundo que sufren de las mismas carencias.
Como sucede siempre, no es posible satisfacer a todos los espectadores, de hecho a varias personas no les pareció la gran cosa. Creo que este segmento del público se esperaba algo un poco más salvaje de lo que se vio. A mi mismo por momentos me dio la misma sensación, hasta que entendí que estaba frente a una satirización de la violencia, tomada bajo la lupa de la comedia. Reírnos de nosotros mismos encarnados en estos personajes cuasi caricaturescos y de paso llevarse una reflexión sobre la dirección que estamos tomando como sociedad, esa fue la consigna principal de esta propuesta.
Super recomendable, con climas que pasan rápidamente de la tensión a la carcajada y de la reflexión a la violencia interna propia. Buen cine argentino, que quedará entre los títulos más memorables de la industria de cine nacional.


16 de ago. de 2014

Gracias por compartir: La liviandad aplicada a una adicción

* *       REGULAR

Llega esta nueva comedia romántica que pasa sin gloria ni pena por las carteleras de nuestro país. Es algo medio loco, pero cuando veo ese formato de poster promocional (como el que pueden observar acá a la izquierda) automáticamente ya me doy cuenta del tipo de producción que estoy por ver. Las parejas sonrientes en distintos planos, con el título del film cortando la pieza al medio y un trabajo de photoshop bastante artificial, ya marcan el tipo de película. Algunos ejemplos de esto que escribo pueden ser "Think like a man", "What to expect when you're expecting", "Hope Springs" o "Something borrowed", todas películas livianas que no trascienden la barrera de los común, lo superficial y lo poco profundo.
"Gracias por compartir" es otra propuesta que toma un tema interesante como puede ser la adicción al sexo y le pone un manto de inocencia azucarada para que no haya espectadores susceptibles que puedan hablar mal de ella. Eso es no jugarse. No estoy diciendo que deberían haber armado un trama oscura como la de "Shame" de McQueen, porque estamos hablando de una comedia romántica, pero se podrían haber jugado un poco más con el contenido y las interrelaciones que proponen. No era tanto lo que le faltaba para ser un poco más transgresora, pero se ve que hay filtros de producción y distribución que son difíciles de sortear.
El director Stuart Blumberg, anteriormente escritor de guiones como el de "The kids are all right", parece haberse limitado en esta ocasión y trata la adicción al sexo de manera bastante superficial. Lo que era mostrado con realismo y poco filtro en aquella película donde fue guionista, acá se ve muy artificial, con escenas débiles que no logran transmitir las dificultades que tienen los adictos al sexo para relacionarse. En algunos pocos momentos, se presentan escenas más fuertes pero si mal no recuerdo son sólo dos y no están relacionadas con la temática central del film, sino que tienen que ver con la interacción familiar de los protagonistas.
Los actores en general hacen un buen trabajo, sobre todo el confiable Tim Robbins ("Río Místico") y el ascendente Mark Ruffalo ("La isla siniestra") que demuestra ser extremadamente versátil. Los demás acompañan muy bien, pero no logran una empatía fuerte con el espectador, en gran medida por la falta de trabajo sobre el guión. Es como que el manual de la comedia románica está aplicado, hay momentos de humor que se mezclan con los dramáticos para causar la montaña rusa de sensaciones, se trata un tema interesante y hay buenos talentos dando vida a los personajes, pero el aura de autoayuda, las enseñanzas morales baratas y la falta de valentía para mostrar una adicción, apocaron a esos elementos positivos.
Un entretenimiento liviano destinado al olvido.



14 de ago. de 2014

Tortugas Ninja: El cáncer Bay se extiende

* *       REGULAR

Otro icono de la infancia de muchos, arruinado por la mano ferozmente industrializada de Miguel Bahía... ¿Hasta cuando va a haber espectadores que se dejen engañar por la pirotecnia audiovisual de este señor? Sus trabajos carecen, en su mayoría, de cualquier tipo de amor por las buenas historias y la cinematografía. Simplemente son un collage de efectos especiales pornográficos, gente linda y mensajes patrióticos descerebrados. En en caso de "Tortugas Ninja", el director no fue Bay, sino Jonathan Liebesman ("Battle Los Angeles", "Wrath of the Titans"), discípulo del infame, pero se notó a leguas la mano de Miguel Bahía sobre toda la producción. Es básicamente "Transformers" pero con tortugas ninjas mutantes.
Creo que este producto safa un poco más que la horrible saga de los autos robots, pero sólo porque decidieron darle a los protagonistas más carisma que a los insípidos autobots. Lo demás es muy parecido... Megan Fox haciendo despliegue de sus dotes físicas (de los cual no me quejo) y nada más, porque de interpretación no entiende mucho, historia narrada con la misma pasión que puede llegar a tener una piedra, humor forzado que no funciona en el 80% del metraje, musicalización asfixiante y por supuesto, los mensajes patrióticos y cursis que tanto le gustan a Bay.
Lo que me sorprende es que este tipo siga cosechando éxitos de taquilla cuando todo el mundo sabe que sus trabajos cinematográficos son un fiasco. Lo mismo está pasando con Liebesman, que hasta el momento no ha tenido un solo film como director que valga la pena resaltar. Lo digo siempre... ¿hacia dónde están yendo nuestros gustos cinematográficos? ¿Realmente esto es lo que queremos ver cuando pagamos una entrada de $70 argentinos para ir al cine? Ojalá que sea sólo algo pasajero, que no se instale. Estamos viviendo tiempos en los que los espectadores más jóvenes están expuestos a los más variados productos superficiales en el cine, donde lo único que importa parece ser qué tan hot es el o la protagonista, si hay algún culebrón amoroso o si los efectos especiales son lo suficientemente espectaculares como para adormecer la mente. Ojalá no todo termine en eso.
La trama que propone "Tortugas Ninja" es muy básica, centrándose en uno de los orígenes más pobres y rápidos que se han visto en el último tiempo en la gran pantalla. El entretenimiento se sostiene con algunas secuencias de acción, pero no llega a ser un buen producto. Los villanos son acartonados y el Clan del Pié está caracterizado pésimamente. Todo el CGI volcado en la producción no alcanza a cubrir los baches de guión y termina decepcionando. No recomendable.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...